SANTIAGO / LA VOZ

Akka Essaadaoui, con un tiempo de 1 hora, 17 minutos y 44 segundos, fue el vencedor absoluto de la media maratón Palas-Melide Os 21 do Camiño. La victoria en la categoría femenina fue para Rocío Alvite, que con un tiempo de 1.31.22, entró en el puesto 13.

El marroquí Essaadaoui impuso su ley a lo largo de una carrera que lideró desde el inicio y en la que mantuvo una cómoda ventaja sobre sus más directos perseguidores. Detuvo el crono en 1 hora, 17 minutos y 44 segundos e invirtió dos minutos y medio menos que el segundo clasificado, Elías Domínguez (1.20.14). Essaadaoui ya marcó desde el arranque de la prueba los mejores registros, cruzando el primer control, a los 11 kilómetros (38.04), con 36 segundos de ventaja sobre Domínguez (38.40). Ya a mucha distancia se quedó Abel Barros (40.36), a dos minutos y medio del marroquí. En el segundo control, (kilómetro 12,6), el ganador de la prueba ya tenía algo más de un minuto de ventaja sobre Domínguez. Barros perdió en esta distancia el tercer puesto, ahora en poder de Víctor Pacheco, a casi tres minutos del líder.

Pacheco y Barros mantuvieron estas posiciones hasta el final, mientras que Essaadaoui siguió aumentando las diferencias, es decir, dos minutos y medio sobre el segundo, tres sobre el tercero y más de cuatro sobre el cuarto. Los atletas fueron llegando a la meta de Melide en solitario, en una prueba realmente dura y con un calor asfixiante.

La gallega Rocío Alvite Ferreiro (1.31.22) fue la mejor en la categoría femenina, con mucha diferencia sobre la segunda clasificada, Raquel Vázquez (1.44.03), que cruzó la línea de meta en el puesto 74, a casi trece minutos de la ganadora. La tercera plaza fue para otra gallega, Carmen Penas (1.45.09), a casi catorce minutos de Rocío Alvite, que ya en el segundo control de la carrera tenía ocho y nueve minutos de renta sobre sus dos compañeras en el podio.

Una carrera dura y un trazado muy exigente

La media maratón Os 21 do Camiño entre las localidades de Palas de Rei y Melide trata de fomentar el atletismo a la vez que intenta que la prueba transcurra por un paisaje atractivo, como es el tramo del Camino Francés hacia Santiago. La carrera salió de la plaza de Palas de Rei dando unas vueltas por la localidad, para después coger el Camino hasta Melide, completando los 700 atletas inscritos los 21.097 metros de un exigente recorrido, una combinación entre tierra y asfalto, siendo la mayor parte de la carrera por tierra.

El punto más alto se encontró a tres kilómetros de la salida de Palas de Rei. El punto más bajo estaba en la aldea de Furelos. Pese a que la prueba se desarrolló a media tarde, cuando el calor apretaba menos, la organización cuidó hasta el más mínimo detalle para aliviar sus efectos. Así, multiplicó los puntos de avituallamiento, además de regar a los participantes con mangueras en diferentes tramos del recorrido.

Votación
2 votos
Comentarios

Essaadaoui arrasa en Melide