El bronce por una gloriosa centésima

El 10 de agosto de 1984 Enrique Míguez ganó la primera medalla olímpica española en canoa en Los Ángeles


vigo / La voz

Enrique Míguez consiguió una medalla de bronce olímpica con 18 años y 150 días. Todavía hoy, 32 años después, ocupa un lugar destacado entre los más jóvenes que se subieron al podio en unos Juegos. Pero sobre todo, el tudense entró en la historia por ser un pionero en la canoa, una de las modalidades más laureadas dentro del olimpismo español pero que estaba inédita hasta que el C-2 500 metros de Míguez y Narciso Suárez cruzó la meta en la final de Los Ángeles 84 en la tercera posición. «Foi por unha centésima (1m 47s 71c), pero suficiente para acadar unha medalla», recuerda el protagonista.

En 1984 las quinielas olímpicas escaseaban y en ellas Míguez y Suárez no eran unos fijos. «Durante todo o ano estivemos loitando cuns rivais que nos deron no cocorote», recuerda el tudense como dato ilustrativo de lo caro que estaba el metal. Sin embargo, en el día D todo cambió. «Chegou o día e conseguimos arrebatarlle o bronce aos franceses, cos que tiñamos unha loita moi dura. Foi apoteósito».

Desde las rondas previas, Quique Míguez y Narciso Suárez se vinieron arriba aunque para llegar a la final necesitaron de la repesca. «Vímonos con opcións. Sabiamos que se lle gañabamos aos franceses podiamos ser bronce. Saimos a por todas e acertamos». Porque el planteamiento en el canal olímpico estadounidense fue sencillo: remar hasta la extenuación. Y así aguantaron los 500 metros. «A táctica era saír a tope ata onde aguantaramos e nesta ocasión aguantamos os 500 metros. Outras veces a falta de 50 metros as distancias fanse enormes e non das chegado, pero nesta fomos ben. Nas imaxes mírase que saímos moi ben, moi rápidos, e nos primeiros 100 xa iamos entre as tres primeiras embaracacións e así foi ata a liña de meta», comenta mientras añade otros datos de la regata: «Viñamos nós diante (después de remontar desde la cuarta posición al paso por los 250 metros), pero bastante atrás con respecto ás embarcacións de Yugoslavia e Romanía e nós iamos moi parellas. A diferenza foi que noutras regatas eles ían diante e nesta nós collemos a dianteira para chegar á liña de meta. O importante non son dez metros máis nin menos, senón a medalla».

Míguez acaba de hacer historia a sus 18 años y pocos meses. «Eu era un rapaz. Estar nos Xogos é o máximo para calquera deportista e por riba se subes ao podio xa é a repanocha. Contento non podía estar máis, pero cando acadas unha medalla é igual gañala con 18 que con 50 anos. O que queda para a historia é unha medalla».

Aquel metal fue un soplo de aire fresco para el piragüismo español, que ya había cogido carrerilla con las medallas internacionales del K-4. A partir de ese momento la canoa tuvo un auge espectacular. «Era a primeira medalla que España conseguía en canoa e a raíz de aí abrimos o horizonte para que chegase David Cal coas cinco posteriores, pero foi un fito histórico. En Galicia foi un bum, a raíz da nosa medalla medrou a canoa moitísimo», asegura. Una de las personas que se enganchó al mundo del piragüismo por el éxito de Quique fue Esteban Alonso, el alma máter del Kayak Tudense.

Después del éxito en Los Ángeles, Míguez tardó en regresar a Tui. De vuelta, y con la medalla al cuello, tuvo que pasar por Avilés para afrontar un campeonato de España que perdió -«o troco horario e o cansanzo notouse un pouco»- pero cuando al fin pisó su localidad natal, quedó asombrado. «Hai quen comenta que había máis xente aquel día na Corredoira que o día de San Telmo». Todo el pueblo había salido a la calle.

Enrique Míguez desde aquel entonces se ha convertido en referencia. «Malia que os anos pasan, de cara aos críos segues a ser un referente no mundo do deporte. A xente recoñece o que fixeches. Foi un fito histórico».

 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El bronce por una gloriosa centésima