De espaldas al videoarbitraje

Villar tiene al fútbol español a la cola en el uso de la tecnología para dirigir los partidos y sus colegiados no han recibido todavía ninguna formación


REDACCIÓN / LA VOZ

En uso desde el Mundial de clubes del 2016, ensayado con éxito durante el Francia-España del miércoles y previsto en el Mundial de Rusia 2018, el sistema VAR de videoarbitraje no existe para la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). Con Ángel María Villar, los colegiados se han quedado atrás respecto a otros países. «No se ha hecho absolutamente nada», reconocen desde el propio colectivo arbitral. En Saint Denis, el colegiado alemán Felix Zwayer recibió procedente de una sala de pantallas la información sobre dos goles, uno de Griezmann que había validado en un principio pese a un fuera de juego, y otro de Deulofeu que se había anulado y dio por bueno por la evidencia que daba la tecnología. 

¿En qué consiste el sistema?

Se trata de una red de cámaras conectadas con una sala de realización, donde se encuentra un árbitro específico. En el Mundial de clubes, esa función la ejercían colegiados internacionales, con la misma categoría que el principal.

¿Cómo se activa?

A iniciativa propia, el árbitro puede trasladar una consulta a la sala de realización. También desde allí el árbitro de sala puede advertir directamente al campo de una decisión incorrecta, para corregirla a la mayor brevedad. Si el árbitro lo ve oportuno, visiona las imágenes en un monitor en la banda, como pasó en el Mundial de clubes de Japón. No llegó a hacerlo el del Francia-España, donde la agilidad en la toma de decisiones fue uno de los aspectos más elogiados, pues apenas se produjeron parones por las correcciones. Muchas decisiones se revisan con el partido ya detenido previamente. Las imágenes no se muestran en los videomarcadores del estadio. 

¿Qué jugadas se corrigen a través del VAR?

Cuatro tipos. En primer lugar los goles, y cualquier circunstancia que pueda afectarles. Eso incluye los fueras de juego, como pasó en Saint Denis. También se corrigen los penaltis, bien por uno mal señalado (que quedaría sin efecto) o por uno que un colegiado pase por alto. Las tarjetas rojas también pueden advertirse o revisarse desde la sala de realización. Y, por último, las cámaras pueden aclarar qué jugador ha sido involucrado en una jugada a efectos disciplinarios. 

¿Están formados los árbitros españoles?

No. En nada. Aunque ya existe un protocolo de aplicación, en el que el tipo de jugadas sujetas a revisión, la claridad de la toma de decisiones y la agilidad en su comunicación son claves, los árbitros españoles no han recibido ninguna formación. 

¿Ha preparado la RFEF la implantación del VAR?

No, y el arbitraje es competencia de la Federación Española. Así lo denunció ayer el presidente de LaLiga, Javier Tebas: «Es un tema que nos preocupa porque las grandes ligas lo están trabajando ya. Me preocupa que en el programa de Villar no habla de esto (...). Si nuestros árbitros no aplican el VAR, tendrán problemas en la Champions y el Mundial». El rival de Villar en las elecciones a la presidencia de la RFEF, Jorge Pérez, ya propuso el pasado mes de febrero aplicar el VAR en la próxima temporada. 

¿Prepara LaLiga el nuevo modelo?

Hasta donde puede, pues el arbitraje es competencia de la federación. Según LaLiga, trabaja en asuntos de videoarbitraje desde julio, para poder implantar el sistema en pruebas la próxima campaña y de forma oficial en la temporada 2018/19. LaLiga dispone de un sistema de cámaras para dotar a los clubes de un servicio estadístico completo, conocido como MediaCoach, que podría evolucionar para aplicar el VAR. 

¿Qué opinan los clubes gallegos?

Ni el Dépor ni el Celta se quisieron posicionar ayer sobre el uso de tecnología en el arbitraje. El técnico del club coruñés, Pepe Mel, sí se mostró favorable y recordó como durante su etapa en el West Bromwich Albion, en la Premier, ya vio cómo se le concedía a su equipo un gol ante el Fulham gracias al sistema de Ojo de Halcón, que chequea si el balón traspasa la línea. «Se tardó 30 segundos y para mí fue algo magnífico. Se evitan errores, en la tele se vio clarísimo que la pelota había entrado», indica Mel. El céltico Gustavo Cabral ve positivo el videoarbitraje para «los goles polémicos». «Es más justo, puede perjudicar a veces o no, pero en caso de llegar a perder una final por gol que no fue te vas más jodido», comenta al tiempo que rechaza el uso para corregir faltas. 

El «ojo de halcón» para validar goles ya funciona en casi todas las grandes ligas

Casi todas las grandes ligas europeas ya utilizan diferentes sistemas tecnológicos para validar si el balón cruzó la línea de gol. Los dispositivos, fundamentalmente, se dividen en dos tipos, aquellos que utilizan un conjunto de cámaras para recrear en imágenes 3D si la pelota atravesó completamente la raya, y otros que crean un campo magnético dentro de la portería, conectado con los sensores y chips ubicados en el interior del balón.

La mayoría de las grandes ligas europeas utilizan el primer tipo de sistema. La patente Ojo de halcón, de Sony, se emplea en los campeonatos inglés, alemán e italiano. La Premier, según la BBC, paga 12 millones de euros por un contrato de cinco años, y la Bundesliga, dos y medio por campaña. La liga francesa y la Copa de Portugal se disputan con la asistencia del sistema alemán Goal Control, el elegido por la FIFA cuando inició su revolución tecnológica en algunos campeonatos. En ambos casos, siete cámaras de alta velocidad en cada extremo del campo recogen hasta 500 fotogramas por segundo y componen al instante una imagen 3D del área pequeña y la portería. Esa imagen la pueden enviar en menos de un segundo al árbitro, que recibe una vibración y un mensaje en su reloj.

También la Champions utiliza esta tecnología desde hace unos meses. Tampoco los árbitros españoles recibieron formación alguna sobre este dispositivo, si bien se trata de una tecnología sencilla.

Los sistemas de sensores Goalref y Cairos utilizan campos magnéticos y balones con chips y sensores para detectar si el balón entra en la portería.

LaLiga también puede adaptar al control de la línea de gol su actual sistema MediaCoach. Pero ha considerado hasta ahora demasiado cara tanto la compra de un sistema como el proceso de homologación de la tecnología por parte de la FIFA, que asciende a cuatro millones de euros.

La evolución en la liga española necesita de la aprobación de la federación española, que debe modificar el reglamento arbitral para admitir los cambios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

De espaldas al videoarbitraje