La rebelión se gestó en Vilalba

Albania escogió en el 2014 la villa lucense para preparar el clasificatorio europeo


lugo / la voz

Pocos imaginaban hasta donde llegaría la selección albanesa cuando en septiembre del 2014 desembarcaba en la Terra Chá. Tras asegurar su presencia en Francia, el conjunto que prepara Gianni De Biasi es una de las grandes sorpresas de la Eurocopa. «Ese éxito también es un poco nuestro», comenta orgulloso Paco Ruiz, presidente del Racing Vilalbés. Y es que el campo municipal de A Madalena fue hace un año testigo de la espita abierta en el grupo albanés, que se concentró en la villa lucense antes de encarar su primer partido de la fase clasificatoria.

Era la primera vez que una selección escogía Vilalba para concentrarse. «Buscaban un sitio cerca de Portugal, que reuniera las condiciones adecuadas para sus entrenamientos», recuerda el alcalde del municipio, Gerardo Criado. «Esta localidad tiene buenas instalaciones deportivas y además, una oferta hostelera de calidad. Aquí el Deportivo hizo la pretemporada mucho tiempo cuando era la época del SuperDépor», señala el regidor que cree que sin esa experiencia con equipos de élite de la máxima competición nacional nunca habrían acogido a la selección.

Una comitiva integrada por jugadores, directivos y miembros de la Federación albanesa disfrutaron durante una semana de la acogida de la localidad gallega. «Eran muy buena gente y recuerdo esa visita como algo muy grande, porque dieron mucha visibilidad a nuestro club», Paco Ruiz hace memoria de aquellos días: «Ya estábamos en temporada, así que jugamos el amistoso un día entre semana, un miércoles o un jueves. Cualquier selección de un país, por modesta que sea, siempre va a ser muy potente. Recuerdo que contaban con varios jugadores que competían en la liga italiana y veíamos que jugaban a otro nivel. Para nosotros fue una experiencia fantástica poder ayudarles en su preparación», relata Ruiz.

El idioma no fue un problema en ningún momento. «Tenían un entrenador italiano, Di Biasi, y era muy fácil entenderse con ellos. La jerga del fútbol es más o menos la misma en todas partes y encima los idiomas son muy cercanos, con un poco de castellano y un poco de italiano no tuvimos ningún problema con ellos. Además era gente muy correcta en el trato», evoca el alcalde. Todo son buenas palabras a la hora de aludir a aquella visita. «Para nosotros significó muchísimo porque situaron a Vilalba en el mapa del fútbol internacional, es verdad que el equipo no tenía el renombre que tiene ahora, pero no dejaba de ser un grupo de élite», valora Criado, que se suma a las palabras de Paco Ruiz y cree que Vilalba «aportó», aunque sea mínimamente, al éxito de Albania.

Llegaron a Galicia un lunes, aterrizaron en el aeropuerto de Alvedro a primera hora de la tarde y se trasladaron en un autobús hasta Vilalba, donde se alojaron en el hotel Spa Áttica 21. Al día siguiente, realizaron su primer entrenamiento en el campo de A Madalena y el jueves disfrutaron de un partidillo contra el equipo local. El domingo ya ponían rumbo a Portugal, donde ganaron su primer clasificatorio gracias a un gol de Bekim Balaj en el minuto 52. Cuatro victorias, dos empates y dos derrotas después, Albania estará, por primera vez en su historia, en una fase final de una Eurocopa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

La rebelión se gestó en Vilalba