Nole tiene todo y Andy crece en mentalidad


La segunda semifinal de París enfrentó a dos tenistas completísimos y al alza. La generación actual se ha ido retroalimentando: el enorme nivel de unos jugadores ha propiciado que sus rivales hayan subido su rendimiento. Nadal hizo mejor a este Djokovic, y el serbio, el español y Federer han acabado exigiendo a Murray una nueva evolución que va más allá de lo tenístico, como se vio ayer. Su mentalidad no era sufridora, algo que se trasladaba a su juego y su físico.

Pero esta vez fue diferente. Murray se preparó a conciencia para la tierra -incluidas dos semanas en Barcelona- y en la semifinal, consiguió frenar el dominio de Djokovic, inmenso en los dos primeros sets. En el tercero, Andy mostró un convencimiento pleno para remontar, algo que nos habría parecido insólito en él hace tiempo en un encuentro de tal calibre y en un escenario como Roland Garros. Pudo favorecerle que Djokovic quizá pecase de un cierto exceso de confianza en esos puntos que le pudieron alfombrar el triunfo en la tercera manga.

El serbio, que en general lleva año y medio a un nivel superior al resto, había estado impecable durante dos sets, pero la reacción de Murray y el ansia del público por ver más tenis transformaron el escenario ante los ojos de un Djokovic desconcertado en ese final de la tercera manga.

La jornada la había abierto una semifinal completamente diferente entre dos pegadores, dos jugadores de ataque con muy buen tenis ofensivo, pero en general incompletos por sus carencias a la hora de defender.

Wawrinka exhibió su servicio y un juego más completo que Tsonga, que depende demasiado de su primer servicio y sus golpes ganadores de derecha. Además, el francés pareció algo desordenado. Así iba el encuentro hasta el 6-3 y 4-2 para el suizo, hasta que algún error inesperado y un bajón físico por el calor lo equilibraron.

Tsonga, habitualmente ya algo desordenado en su planteamiento de juego, demasiado dependiente de esos primeros servicios -su segundo baja bastante-, pareció verse algo superado por el escenario y la responsabilidad de jugar una semifinal en Roland Garros como el favorito del público de la Philippe Chatrier.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Nole tiene todo y Andy crece en mentalidad