El dopaje hiere al bádminton

Lee Chong Wei, número uno mundial, suspendido temporalmente por dexametasona


Redacción / La Voz

Aparentemente, se dopó. Ahora tendrá que explicarse ante la Audiencia de Dopaje de la Federación Mundial de Bádminton (BWF) si no quiere ser sancionado con dos años de suspensión (tiene treinta y dos) y ser despojado de su medalla de plata mundial y las dos de bronce que ganó en los Juegos Asiáticos celebrados en septiembre.

Porque el acusado, Lee Chong Wei, no es un cualquiera. Es el número uno del bádminton. Ahora sus éxitos están bajo sospecha, debido a una «aparente violación de las leyes antidopaje». De momento, ya ha sido suspendido temporalmente hasta que decida, en primera instancia, Audiencia de Dopaje de la Federación Mundial de Bádminton, que ha sido la que le ha apartado provisionalmente de la competición, tras haber desestimado la apelación del jugador.

La sustancia encontrada en la prueba A llevada a cabo en el Mundial disputado en Copenhague (donde Lee Chong Wei ganó su segundo oro consecutivo) y ratificada por la B realizada el 5 de noviembre en Oslo arroja unos valores anómalos de dexametasona, un corticoide. «Esta suspensión se ha impuesto debido a un hallazgo adverso en los análisis», argumentaba Federación Mundial de Bádminton en su comunicado, antes de añadir: «Se ha trasladado el caso a la Audiencia de Dopaje de la BWF para que organice una vista y determine si el atleta ha violado el reglamento antidopaje».

Defensa tibia

Tras haber sido señalado como sospechoso de la utilización del antiinflamatorio de un modo en que la Agencia Mundial Antidopaje considera ilegal, Lee Chong Wei se defendió de una manera poco explícita en sus cuentas oficiales de Facebook y Twitter. «Me gustaría agradecer a todos los que han creído en mí en estos momentos. Hay muchas preguntas sin respuesta y espero limpiar mi nombre pronto. Nunca he hecho trampas y utilizado sustancias prohibidas», escribió el que fue medallista de plata en los Juegos Olímpicos de Pekín (2008) y Londres (2012).

Según recoge AP, el bloguero deportivo Satwant Singh Dhaliwal, reveló que Lee dijo que se inyectó el medicamento el 18 de julio como tratamiento de una lesión en el muslo y definió como «un misterio» que la sustancia se hallase en su cuerpo un mes después.

El presidente de la BWF, Poul-Erik Hoyer, dijo que no cree que «haya un dopaje sistemático en el bádminton, pero siempre hay alguien que toma atajos cuando hay dinero envuelto en el deporte».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El dopaje hiere al bádminton