Nostalgia


Hubo un tiempo, no tan lejano, en el que el ciclismo (¿o el deporte en general?) corría por un cauce paralelo a las cloacas de la sociedad, las mismas que lo ensucian hoy. Imposible no sentir nostalgia al acercarse a las páginas de ?El Giro de Italia?, el libro que recoge las crónicas de Dino Buzzati sobre la carrera de 1949, cuando la rivalidad y la camaradería valían como sinónimos. Fausto Coppi y Gino Bartali subían y bajaban montañas ajenos a la basura que rodea ahora el espectáculo. Hoy al tinglado le falta verosimilitud, como a un mal libro. Por eso la última teoría sobre un complot contra El Pirata, nacida a través de lo que mafioso cuenta en su autobiografía ?género ya dado a la hipérbole- que le dijo otro capo en plena celda, en lugar de extrañarnos, nos desengaña todavía algo más. ¿Y si Marco no jugó con las cartas marcadas del dopaje? ¿Y si alguien movía los hilos todavía más por encima? Nada personal, solo negocios. Demasiado dinero alrededor del show, como para acercar la figura retorcida de Marco Pantani, el penúltimo gran escalador, a las páginas de Gomorra, la crudelísima denuncia de Roberto Saviano. ¡Qué pena!

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Nostalgia