Valverde y Purito, candidatos al maillot arcoiris en Limburgo

España parte con un equipo muy potente para enfrentarse a Gilbert y Sagan


Salir marcados desde mucho antes de que comience la carrera como los grandes favoritos para lograr el maillot arco-iris no suele ser lo más aconsejable en una prueba como el Campeonato del Mundo, una clásica, que tiene una forma muy especial de disputarse.

La selección española aparece como el rival a batir en Limburgo (Holanda), con varios nombres que optan al título en un circuito especial, en el que lo más normal es que se jueguen las medallas menos de diez corredores en la parte final de la prueba. Con 265 kilómetros de recorrido, en los que se deberá de pasar en diez ocasiones el Cauberg, que tiene 1.200 metros de subida al 5,8%, lo que sí parece establecido es que no habrá una llegada al esprint, no al menos de un pelotón amplio como sucedió en el año pasado cuando ganó Cavendish.

Los poderes que presenta la selección española pueden convertirse también en su mayor enemigo. Un equipo que puede contar en la salida con Alejandro Valverde, Joaquim Rodríguez, Óscar Freire, Samuel Sánchez y Alberto Contador se convierte, por lógica, en la selección a batir. Queda por ver lo más importante, cómo se se distribuyen esos corredores en los momentos de la verdad, al final, cuando se jugarán el título y las medallas. Lo normal es que haya muchos ataques buscando romper ese final de carrera que parece ya establecido. En esa labor, Samuel Sánchez y Contador deben de resultar decisivos para tratar de apurar la posibilidad de que llegue alguna de esas fugas y jugarse sus opciones.

Óscar Freire deberá de contentarse con la posibilidad de conseguir pasar en diez ocasiones el Cauberg y meterse en un esprint que se presenta complicado. Lo normal, una situación que nadie garantiza en un mundial, es que Valverde y Purito se jueguen las medallas. Lo mejor de la selección española es que tiene corredores para cualquier situación a la que le puedan conducir sus rivales. Fácil no lo van a tener puesto que hay selecciones y corredores que intentarán romper ese presumible dominio. Otro grupo muy potente es Bélgica, con Philippe Gilbert, Tom Boonen o Van Avermaet. Tampoco habrá que descuidarse con Italia, que cuenta con Nibali, Moreno Moser o Luca Paolini.

Holanda no tiene una gran figura, pero cuenta a cambiO con un grupo muy poderoso en el que están Ten Dan, Mollema, Gesink o Lars Boom. Francia es otro bloque que reúne a hombres como Thomas Voeckler o Sylvain Chavanel, que garantizan ataques.

A partir de esos nombres hay que hablar de lobos solitarios, corredores con mucho nivel deportivo que no cuentan con un gran respaldo detrás. Y ese grupo no es nada desdeñable. Hablamos de Simon Gerrans (Australia), Peter Sagan (Eslovaquia), Alexandr Kolobnev o Edvald Boason Hagen (Noruega). Ninguno de ellos es superior a Valverde o a Joaquim Rodríguez, no al menos con el nivel que les vimos en la Vuelta a España.

Las situaciones comprometidas van a llegar en esos 265 kilómetros en los que no va a ser fácil controlar todos los movimientos que se produzcan desde el inicio. Resultará fundamental estar muy pendientes de quienes ataquen y luego ver quien se sacrifica, dentro de la selección, para que gane uno. Si son varios los que intentan luchar por conseguir medallas, lo normal es que se produzca un fracaso.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Valverde y Purito, candidatos al maillot arcoiris en Limburgo