Fallece «Quino», el padre de Mafalda

Rodrigo García BUENOS AIRES / EFE

CULTURA

J.L.Cereijido | efe

El dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado ha muerto a los 88 años

02 oct 2020 . Actualizado a las 20:38 h.

Nunca tuvo hijos, pero nadie duda de que el dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado, conocido como Quino y fallecido hoy a los 88 años, tuvo su mejor descendencia en Mafalda, la pequeña y contestataria luchadora social en la que se inmortalizó para siempre para hacer pensar al mundo.

Considerado con creces uno de los mayores iconos de Argentina dentro y fuera de sus fronteras, el autor, nacido en Mendoza en 1932, consiguió hacer de su mayor obra, una niña amante de los Beatles, la democracia, los derechos de los niños y la paz, y detractora de la sopa, la guerra y James Bond, un símbolo eterno.

«Cuando me dicen, 'gracias por todo lo que nos diste' digo, '¿qué les di?'», expresó el dibujante en una entrevista con Efe en 2016, en la que, consultado sobre cuál es el poso que le gustaría dejar entre sus seguidores, no le costó reconocer que el de alguien «que hizo pensar a la gente las cosas que pasan».

Una familia de Joaquines

Poseedor de multitud de galardones, como el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades y la Medalla de la Orden y las Letras de Francia, Quino nació el mismo año en el que sus padres españoles emigraron a Argentina, y ya en plena adolescencia comenzó a estudiar dibujo en la Escuela de Bellas Artes mendocina.

Sin embargo, cuatro años después, decidió abandonarlo por elmundo gráfico y la historieta. Y ya no había marcha atrás en sudestino.

Por entonces Joaquín ya era «Quino», un apodo con el que poder diferenciarse de los muchos «Joaquines» que ya había en su familia, entre ellos su tío, quien le despertó la pasión por la ilustración.

Enrique Marcarian | reuters

«No solo me legó la vocación, sino una filosofía de la vida que a partir de mi abuela me ha marcado mucho. La politización de mi familia me marcó muchísimo», evocaba el genial dibujante.

Con 22 años se trasladó a Buenos Aires, donde no tardó enpublicar su primera página de humor gráfico en el semanario Esto es y empezó a colaborar regularmente en medios como «Rico Tipo», «Dr.Merengue» y «Tía Vicenta», así como con ilustraciones de campañas publicitarias.