El frágil equilibrio del percebeiro

El documental «Entre la roca y la ola», rodado en la Costa da Morte y ópera prima del director coruñés Manuel Lógar, llega este viernes a los cines gallegos

«Entre la ola y la roca» documenta el día a día de los percebeiros
«Entre la ola y la roca» documenta el día a día de los percebeiros

redacción / la voz

«Peso cien kilos, pero me tengo que mover como un chaval de cuarenta. Al que se queda parado el mar se lo lleva». Así, en el frágil equilibrio entre la roca y la ola, se desarrolla la actividad de los percebeiros, ligeros y atentos para que el mismo «demonio» que te regala sus frutos no te arrastre y te quede la vida.

Es uno de los testimonios del documental de Manuel Lógar (A Coruña, 1993), titulado precisamente Entre la roca y la ola. Tras su paso por una docena de festivales -en Santiago y Ourense, pero también en Irlanda, China e incluso Alaska-, la película llega este viernes a las salas gallegas, ese grial para los cineastas pero que en ocasiones es casi tan difícil como un rodaje. Ante la falta de un acuerdo entre productora, distribuidoras y equipo, los responsables de Entre la roca y la ola han constituido un canal de autodistribución, Cormorán Cinema, para que la cinta se vea en Galicia y, de momento, también en Madrid. Así evitan que «acabase en un cajón», como dice gráficamente Lógar. «Lo peor que podía pasar era recibir el no de los cines, pero, por suerte, muchos de ellos vieron con buenos ojos nuestra propuesta», añade.

Hay otros equilibrios en Entre la roca y la ola, no solo el físico y el mental de los percebeiros ante el océano. También se narra el de una economía azarosa, sujeta a los dictados de vedas y clima. La búsqueda de un retrato fiel -del mar a la lonja o a la partida de cartas- obligó a Lógar a otro equilibrio: «No buscábamos héroes ni villanos, sino personas». Su franqueza ha cosechado «buenas palabras y felicitaciones» entre unos percebeiros que acogieron al cineasta desde el primer momento, venciendo las reticencias iniciales que inspiraba un «retrato sin edulcorar». Lógar tiene claro que además de esa visión fidedigna entre sus objetivos se contaba el «destacar la importancia de buscar un modelo artesanal sostenible y de un rural sano y protegido. Los percebeiros son patrimonio cultural gallego y deberían ser tratados como tal».

La película también propone una visión más lírica para conseguir un «viaje sensitivo»
La película también propone una visión más lírica para conseguir un «viaje sensitivo»

En esa perspectiva desempeña un papel esencial otro nuevo equilibrio, el que busca la película entre lo documental y un enfoque próximo al lirismo. En Entre la ola y la roca ninguna escena recibe un tratamiento de ficcionalización, pero sí se moldea la atmósfera para sumergir al espectador en «un viaje sensitivo». Hay un entronque de esta poética con un cine «social crudo y áspero», en especial en el tratamiento de una catástrofe ecológica como el Prestige, que cogió a Lógar con solo nueve años pero en quien dejó una profunda huella. Una vocación social que está presente en el proyecto actual del director, Alúmina, rodado con los trabajadores de Alcoa.

Entre los proyectos para este año de Lógar también se incluye la organización de un festival en A Coruña, el Cormorán Film Fest, entre el 12 y el 17 de agosto. El director es consciente de que estos certámenes son imprescindibles para el cine independiente y trascender todo tipo de fronteras. «Que un americano en Fairbanks reflexione sobre los percebeiros y el abandono del rural gallego y empatice con sus conflictos, es algo que hace que te sientas realizado».

«Los percebeiros de ahora son fruto de la suma del Prestige y de la crisis»

Fernando Molezún

El cineasta coruñés retrata la situación de los mariscadores de la Costa da Morte en un documental

Lo que iba a ser un mero trabajo académico se le terminó yendo de las años a Manuel Lógar, joven director de cine coruñés (24 años) cuyo documental Entre la ola y la roca -en el que retrata la situación de los percebeiros de la Costa da Morte después del Prestige y la crisis-, ha sido presentado ya en diversos festivales con magnífica acogida. El último, en casa, en el Cineuropa de Santiago, tras pasar por la Seminci, Montpellier y Ourense.

-¿De dónde salió la idea de hacer esta película?

-Surgió como un proyecto final de grado. Yo estudié en la Escuela de Cine de Barcelona y me apetecía rodar algo cerca de casa. Aunque no soy de familia de pescadores siempre me atrajo mucho la figura del percebeiro, así que empecé a investigar por la Costa da Morte, contactando con gente de mar, hasta que llegué a Muxía y me di cuenta de que se trataba del lugar idóneo para hacer el documental.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El frágil equilibrio del percebeiro