Arranca la reparación de la máscara funeraria de Tutankamón

Expertos alemanes tratan de arreglar en el Museo de El Cairo los desperfectos en la barbilla, que se desprendió y alguien pegó con pegamento


La Voz / Redacción

Egipto ha iniciado la reparación de la célebre máscara funeraria de Tutankamón, dañada por una reciente restauración que dejó restos de pegamento en esta joya arqueológica de 3.300 años de antigüedad. En agosto del 2014, durante las obras realizadas en el dispositivo de iluminación del museo de El Cairo, la máscara de oro macizo se vio dañada y la barba se desprendió.

Los empleados del museo emplearon pegamento epóxico para colocarla en su sitio, pero al hacerlo dejaron restos de cola en la barba simbólica del joven faraón. «La máscara de Tutankamón ha sido trasladada de la sala de exposición a otra sala del museo, transformada ahora en laboratorio para su restauración», explicó la portavoz del ministerio de Antigüedades Mushira Musa.

La portavoz precisó que un alemán especializado en la conservación de objetos arqueológicos metálicos y de vidrio, Christian Eckmann, está dirigiendo los trabajos. El egiptólogo Ahmed Saleh dijo, en declaraciones recogidas por la agencia oficial de noticias MENA, que la máscara de Tutankamón ha dejado así la vitrina en la que está expuesta, en el Museo Nacional, por cuarta vez en su historia desde que fue descubierta en 1925.

La máscara de oro, que tiene incrustadas piedras semipreciosas, se trasladará de la sala 3 a la 55, que está equipada con el material pertinente para su tratamiento. El mes pasado, Alemania entregó 50.000 euros a Egipto para restaurar la máscara de Tutankamón, cuya barba resultó dañada el pasado enero por una restauración defectuosa, según admitió el ministro de Antigüedades egipcio, Mamduh al Damati.

En agosto del 2014, durante unas obras realizadas para cambiar la iluminación del museo, se desprendió la perilla de la máscara del joven faraón en circunstancias que no han sido aclaradas. Los restauradores del museo se decantaron por la resina epoxy, un material conocido como irreversible, después de que intentaran sin éxito adherirla con otro material. La barba lleva pegada a la figura de Tutankamón desde 1944, 22 años después de que la máscara fuera hallada por el arqueólogo Howard Carter con la perilla separada del rostro.

Fallecido a los 19 años de edad, en el 1.324 a.C, después de un reinado de nueve años, Tutankamón es hoy en día uno de los faraones más famosos del antiguo Egipto, gracias a su ajuar funerario, el más fastuoso jamás descubierto en el país.

Al contrario que las tumbas de otros faraones, todas saqueadas a lo largo de los siglos, su mausoleo tenía más de 5.000 objetos intactos, de 3.300 años de antigüedad, muchos de ellos de oro macizo. En enero, Eckmann afirmó que la máscara no corría peligro y que los daños eran «reversibles».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Arranca la reparación de la máscara funeraria de Tutankamón