Los tesoros que esconde el «stooping» en A Coruña: «El otro día encontré en la basura una vitrina que se podría vender por 1.200 euros»

VIVIR A CORUÑA

La arquitecta Lidia González está detrás de la cuenta @stoopingcoruna
La arquitecta Lidia González está detrás de la cuenta @stoopingcoruna

Este movimiento gana cada vez más adeptos. Lidia González está detrás de la cuenta de Instagram que alerta de los muebles que quedan tirados en la calle, siendo algunos verdaderas joyas

21 mar 2024 . Actualizado a las 16:08 h.

Hace un año, un artículo de La Voz que hablaba del stooping arrasaba en clics. Fueron muchos los que descubrieron entonces en qué consiste un movimiento que funciona como una suerte de Wallapop gratuito: unos dejan los muebles que no quieren en contenedores de la ciudad y otros, gracias a la cuenta de Instagram @stoopingcoruna, los recogen. Lidia González está detrás de este perfil, y es a quien le envían las fotos del mobiliario que se abandona, y quien alerta a los interesados compartiendo sus imágenes. 

Como explica esta arquitecta, en los últimos meses son muchos los que se han apuntado a esta iniciativa, «en parte porque el boca a boca ha hecho su labor y ya se puede hablar de una iniciativa que está asentada». «Esto es positivo porque se aumenta la red y hay más opciones de encontrar tesoros en la calle», asegura. La cara b, eso sí, es que también ha aumentado el número de ciudadanos que están pendientes de esta cuenta, por lo que es importante estar ojo avizor.

Los períodos de huelga de basuras que ha sufrido A Coruña de forma intermitente los últimos meses han tenido su efecto en el stooping. «Es verdad que al no pasar los camiones había piezas más días en la calle, pero a la vez muchas se deterioraban porque se mezclaban con otros residuos y además era época de lluvias», dice. 

Aparte de esta casuística, según comenta González «últimamente encuentro muchas más cosas; no sé si es porque la gente está adaptando sus casas al verano por un posible alquiler, o se ha lanzado todo el mundo a hacer reformas». Sea como fuere, lo cierto es que de entre los trastos que suelen enviarle, o ver ella misma, hay verdaderas obras de arte. Menciona una vitrina de madera que, por su estilo, y por tener partes de madera maciza, «ahora podría venderse perfectamente en Internet por 1.200 euros».

Así, habla también del bum que causó hace unos días el mobiliario de la discoteca Chaston, del que se deshicieron los propietarios. Se trata de unos muebles kitsch por los que más de uno pagaría una fortuna, y que, además, para muchos coruñeses guardan un valor sentimental.

Quien quiera depositar un mueble en la calle tiene que llamar al 010 y decir que quiere bajar un voluminoso. «El 010 te comunica qué día y qué horario puedes hacerlo», indican fuentes del Ayuntamiento. La arquitecta que está detrás de la cuenta de stooping de A Coruña advierte que suele recordarlo por Instagram, pero «siempre me llueven los comentarios alertando del mal funcionamiento del sistema; que avisan y no pasa nadie a recoger sus bienes el día que les han dicho».

«Hay gente que le ve utilidad a todo», comenta la gestora de una cuenta que supera los 5.300 seguidores, «la mayoría de muebles hay que restaurarlos, pero basta con ser un poco manitas. Luego están otros como la vitrina de la que te hablaba antes, que estaba en perfecto estado para meterla en casa».

Respecto a las zonas donde habitualmente hay más cantidad y variedad de mobiliario, esta arquitecta indica que son la ronda de Nelle y de Outeiro, el entorno de la Casa del Agua y Juan Flórez los puntos calientes del stooping.

Otros proyectos como Lixo de luxo, que además de un objetivo de sostenibilidad tienen un fin social, conectan a través de un grupo de Facebook a usuarios que dejan todo tipo de bienes en la calle, desde sofás a cajas con juguetes, sillas o microondas, con aquellos que puedan estar interesados.