Arrestópolis, la cárcel en casa

Personas con discapacidad exigen que se garantice la accesibilidad de las viviendas


a CORUÑA / LA VOZ

Derechos fundamentales que no se pueden ejercer y convierten el hecho de entrar en casa en una cuestión de solidaridad. Derecho a una vivienda digna y a una vida autónoma. Encierros involuntarios que se callan con la excusa de los acuerdos privados. #Arrestópolis es la campaña que ayer sacó a la calle el Grupo de Personas con Discapacidad de A Coruña (Grumico) para denunciar la falta de accesibilidad de los edificios de viviendas y reclamar, entre otras soluciones, ayudas públicas y una reforma de la Ley de Propiedad Horizontal que elimine la actual limitación económica de 12 mensualidades para que la comunidad afronte las obras de adaptación de los espacios comunes.

«Miles de persoas están anos en arresto domiciliario sen ter cometido ningún delito», señaló Rosalía López, vicepresidenta de Grumico, tras la lectura en el Obelisco del manifiesto que tuvo lugar simultáneamente en diez localidades gallegas siguiendo la convocatoria estatal. «Tienes que irte a barrios nuevos como Novo Mesoiro para encontrar edificios sin barreras», advierte Fran Carreira, arquitecto y uno de los contadísimos socios, del medio millar que reúne la organización local, que no tiene problemas para salir de casa en su silla de ruedas.

El arquitecto detalla el amplio catálogo de parches que se aplican supuestamente para resolver la incomunicación de los vecinos, pero que casi nunca satisfacen las necesidades reales. «En el Barrio de las Flores se hicieron reformas para instalar ascensores que no llegan al nivel de la puerta del domicilio, sino a un rellano separado por siete u ocho escalones. Es un parche más. A una persona mayor que camina con bastón puede mejorarle el acceso, pero para alguien en silla es como si no se hiciera nada», señala Carreira.

Se estima que en España dos millones de personas no salen de sus hogares, salvo por emergencia médica, a causa de las barreras arquitectónicas. Ángel Caamaño, de 35 años, y desde hace cuatro en silla de ruedas, depende de alguien que le ayude a recorrer el pequeño trecho del portal al ascensor. «En mi caso no es por falta de rampa. La tenemos. Pero la pendiente es tan alta que no la puedo utilizar, porque me mato», se queja. Y señala tiendas, «con pocos años y un escalón en la puerta. ¿Cómo es posible que les hayan dado licencia municipal?»

Arrestópolis demanda a la Administración que deje de delegar su responsabilidad en los vecinos, «porque os custos son inasumibles para moitos deles, e ao final xorden inimizades e falta de denuncias por parte das persoas con discapacidade por medo a problemas coa comunidade».

«A Coruña é das cidades galegas con menos vivendas accesibles»

O de Rosalía López non está entre os peores casos de accesibilidade á propia vivenda. Pode chegar na súa cadeira, iso si, despois de que alguén, un familiar ou quen pase pola rúa nese momento, lle abra o portal, demasiado pesado para ela.

-Como é a situación na cidade?

-A Coruña é das cidades galegas con menos vivendas accesibles. Algunha asociación intentou facer proxectos para que persoas novas ou maiores con pensións baixas tiveran alternativas, pero ao final non foi posible, porque hai moi poucos edificios accesibles. Nin sequera hai bancos de vivendas. A xente pasa anos en arresto domiciliario sen ter cometido ningún delito.

-Contactaron co Concello?

-Estamos en contacto. Estes últimos meses reunímonos con todos os grupos políticos precisamente para comunicarlles a nosa situación e as solucións que pensamos que pode haber. Estamos á espera. Agora que van ser as eleccións, polo menos que recollan estes requirimentos.

-Hai axudas para o día a día?

-Poucas. Hai voluntarios que unha vez á semana acompañan aos afectados a dar un paseo, a algunha actividade ou ao médico. Pero a vida dunha persoa non se pode restrinxir a iso.

Rosalía López advirte que só o 1 % dos edificios de vivendas son accesibles.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arrestópolis, la cárcel en casa