Dejarse una rueda en el Sol y Mar

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

EDUARDO PEREZ

Ya parece un insulto al conductor. Este, desde que empezaron las obras, se ve obligado a circular por un único carril que en los últimos tiempos está acribillado de baches

29 oct 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

No tenemos suerte los miles de conductores que pasamos a diario por el ya célebre cruce del Sol y Mar, que nuestros nietos recordarán como el gran aquelarre circulatorio de la historia del área metropolitana.

Primero estuvimos varios años soportando unas biondas provisionales que impedían varios giros en ese distribuidor de tráfico. Después, un retraso impúdico en el comienzo de las obras. Más tarde sufrimos la falta de planificación de unos trabajos que jamás se acompañaron de alternativas viarias, ni de carriles para el servicio público, ni de la presencia de agentes que aliviasen las exasperantes caravanas que se forman en ambos sentidos.

Pero lo último ya parece un insulto al conductor. Este, desde que empezaron las obras, se ve obligado a circular por un único carril que en los últimos tiempos está acribillado de baches.

Y no es que puntualmente se produzca alguna irregularidad en el firme que invite a sujetar el volante con más fuerza por seguridad. No, hablamos de auténticos cráteres en los que es fácil dejarse una rueda, o algo más, y que son muy difíciles de evitar porque, insisto, solo hay un carril por sentido, con los conductores abocados a caer en las trampas profundas de la N-VI. Y ya no digamos de noche. Sin apenas iluminación, los baches no se ven... Se oyen.

La semana anterior, los hoyos estuvieron abiertos sin que nadie, durante varios días, hiciese el menor intento por cerrarlos. De verdad: ¿tan difícil es para el Ministerio de Transportes, antes Fomento, cubrir de una vez por todas esos agujeros? Y, por favor, que no nos cuenten que se trata de un desvío provisional, porque llevamos meses pasando por encima de ellos, dejándonos las ruedas, la suspensión y la paciencia.