El tren al puerto de Langosteira en A Coruña estará listo en el 2026

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA

Más de la mitad de los 150 millones de inversión se dedicarán a tres túneles de 5,18 kilómetros

01 may 2021 . Actualizado a las 08:38 h.

El tren a punta Langosteira estará terminado en el 2026 tras una inversión de más de 150 millones de euros. Esas son las previsiones que el Gobierno ha comunicado a las autoridades europeas, a las que solicitará financiación para ejecutar la totalidad de la obra. El grueso de los fondos se destinará a construir los tres túneles por los que discurrirá la mayor parte del trazado del ferrocarril. 

La línea

Casi todo bajo tierra. La línea férrea unirá el puerto exterior con la red general ferroviaria en el entorno del polígono de Vío. Medirá 6,55 kilómetros de longitud, de los que 5,18 discurrirán bajo tierra. Se excavarán tres túneles que permitirán reducir el impacto ambiental de la infraestructura y salvar los importantes desniveles de la zona como se hizo con el acceso por carretera. 

El coste de la obra

La mitad, para túneles. Las ventajas de los subterráneos tiene una contraprestación: su elevado cose. El presupuesto de ejecución material de la obra es de 96,6 millones de euros. Esa cantidad no tiene en cuenta el IVA del 21 % (24,1 millones), el beneficio industrial del 6 % (5,8) y el presupuesto de gastos generales del 13 % (12). De los citados 96 millones, 68,5 se destinarán a construir los tres túneles, y otros 1,7 millones a instalar la seguridad en esos tramos. La segunda inversión más cuantiosa se dedicará al sistema eléctrico, más de seis millones de euros. La superestructura de la vía requerirá más de 5,8 y las instalaciones de seguridad y comunicación cerca de 4,8 millones. El movimiento de tierras requerirá casi tres millones más. La reposición de servidumbres precisará más de 1,4 millones. En estructuras, drenajes, canalizaciones y obras civiles auxiliares se invertirán otros 2,2 millones. También se ha estimado un gasto de un millón de euros en actuaciones correctoras, otro tanto en seguridad y salud de los trabajadores. Todo ello sin contar IVA, beneficio industrial y gastos generales, y sin mencionar otros gastos menores en reposiciones e instalaciones varias que rondan los 400.000 euros. 

Otras inversiones

Expropiaciones y más. De los 150 millones que se prevé invertir en la infraestructura -esta vez contando IVA, beneficio industrial y demás-, más de siete millones se dedicarán a la expropiación de los terrenos por los que discurrirá la línea. Esa cantidad multiplica por más de tres la estimada en el 2014, cuando aún se discutía cual de las tres alternativas de trazado se elegiría. 

El Concello de Arteixo, por el que discurre el grueso de la línea férrea, echó el resto para que se redujese el impacto todo lo posible. En principio se optó por la salida más barata. La línea iba a discurrir por Uxes, Santa Icía, valles de Vilarrodís, Sol y Mar y Galán, bordeando Ferroatlántica por Rañobre, casi la totalidad del trazado iba a ser a cielo abierto.

El alcalde arteixán, Carlos Calvelo, celebró que al final el ministerio optase por una opción más cara, la de conectar por Vío, pero con mucho menor impacto y más práctica: «Es un trazado más operativo que dando un bordeo. Al conseguir que seleccionaran esa opción Arteixo ha mejorado», señaló entonces el alcalde.

Además de la obra en sí y las expropiaciones, también está previsto destinar una cifra importante -4,8 millones- al control y vigilancia de los trabajos. 

Los otros frentes

Uxes y la red interior. Para superar los mencionados 150 millones de inversión total hay que añadir los importantes gastos que serán necesarios para rematar la obra en Uxes y el propio puerto exterior. Según los planes del Gobierno, la construcción de los accesos de la estación de Uxes -la primera a la que llegarán los trenes cuando salgan del puerto en dirección a Santiago- requerirá otros 19,5 millones de euros. La prolongación, incorporada al plan hace dos años, hará más operativa la infraestructura.