La mujer más trabajadora de los Rosales

A 62 días de cumplir 80 años, Obdulia Vázquez dedica la mayor parte de su tiempo a cuidar el jardín que ha creado en un solar abandonado al lado de su casa


El jardín de Obdulia ya le hace la competencia al de Méndez Núñez. Pero uno es municipal y otro personal. Lo de esta mujer es increíble. Hace tres años la atropelló un coche a unos metros de su casa, situada en la avenida principal de los Rosales. Estuvo con un pie aquí y otro allá. «Aquello me cambió los pensamientos», recuerda con su entrañable y directa forma de hablar Obdulia Vázquez Añón, que el 16 de mayo cumplirá 80 años. «Faltan 65 días», me dijo el jueves. En una intervención en Radio Voz hace año y pico comentó que le faltaban 500 días para esa edad. De pequeña ayudaba a su madre en la aldea, como era habitual, pero nunca se había dedicado a la jardinería. «Jamás cogí una planta. Estuve siempre muy ocupada y no me coincidió la posibilidad de aprender sobre este oficio», asegura. Pero no pudo soportar ver un solar abandonado al lado de su domicilio que cada día que pasaba iba acumulando más suciedad. El citado accidente la hizo entrar en acción. 

«Está chalada»

«Me aburría y me dediqué a esto. Al principio todo el mundo pensaba que estaba loca, que no estaba bien de la cabeza», apunta. «Está chalada», me contestó en su día un vecino cuando me interesé por la labor de Obdulia. Poco a poco empezó a transformar el terreno en un vergel. Su pauta es su instinto. Es una ingeniera agrónoma que estudió en la universidad de la vida. Pasa horas y horas allí. Hasta reconoce que deja sin hacer cosas en casa para atender su jardín. Su filosofía de vida es clara: «No quiero que me coja la muerte en el sofá, que me coja trabajando», me dijo esta semana con su desparpajo habitual. Ahora el vecindario no la ve como una chalada, sino como una heroína. Recibe tantas visitas como felicitaciones y hasta hay gente que dice que el Ayuntamiento tendría que reconocer de alguna manera su esfuerzo por convertir en jardín un solar. Por mejorar el entorno sin pedir nada a cambio. 

Vida sacrificada

¿Y qué dice Obdulia? «A mí no me hace falta el dinero, me conformo con que me digan que está bien y, aunque sea, que me pongan una piedra o algo así». Tiene dos hijos, un varón nacido en 1966 y una mujer que vino al mundo en 1975. Trabajó toda su vida, dentro de casa, fuera y ahora en un terreno en los Rosales. Bordó, emigró a Suiza, se dejo la piel en restaurantes y en el sector de la limpieza. Y todo compaginado con la atención a la familia. Vivió muchos años en la calle Alfredo Tella, en As Conchiñas, hasta que en 1998 se trasladó a los Rosales, que entonces empezaba a nacer. Nunca imaginó que, casi 25 años después, se iba a convertir en la mujer más trabajadora del barrio. Ella se quita importancia y sigue bajando al solar-jardín cada día. Agradece el cariño de la gente, las felicitaciones... En la ciudad que vio crecer la empresa Flores Obdulia hay otra mujer del mismo nombre que cuida a su manera de una maravillosa parcela.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

La mujer más trabajadora de los Rosales