Los petroleros dejarán A Coruña en agosto del 2022

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA

Un petrolero, este jueves, descargando en los muelles de A Coruña.
Un petrolero, este jueves, descargando en los muelles de A Coruña. EDUARDO PEREZ

Repsol iniciará en marzo la obra del nuevo poliducto de la refinería, que estará listo en agosto del año que viene y permitirá que el transporte de crudo se traslade hasta punta Langosteira

12 feb 2021 . Actualizado a las 13:13 h.

La millonaria inversión de Repsol para trasladar sus operaciones del puerto interior a punta Langosteira empezará a dar frutos en agosto del 2022, cuando entrará en funcionamiento la nueva terminal de crudo de la refinería en el puerto exterior.

Así lo anunció ayer la compañía petrolera, que en marzo pondrá en marcha una de las obras clave el proyecto: la construcción del nuevo poliducto entre la refinería y punta Langosteira.

La culminación de esa tarea permitirá que los buques petroleros, que hasta ahora debían llegar casi hasta el centro de A Coruña para descargar, no necesiten volver a hacer ese recorrido.

Esa mejora de la seguridad marítima era uno de los objetivos que se pretendían alcanzar cuando se acordó la construcción del puerto exterior en el año 2004. 

La actividad en San Diego

Quizá hasta el 2027. La entrada en funcionamiento de la nueva terminal de Langosteira no supondrá el fin total de la actividad de Repsol en San Diego. Tal y como estaba previsto, parte de los productos obtenidos en la refinería -que se mueven en barcos de menor tamaño que el crudo- seguirán siendo transportados por ese muelle hasta que se ejecute el traslado de toda la actividad. Fuentes del Puerto señalaron que todavía no hay una fecha concreta para esa operación, pero todo indica que se desarrollará en próximos años ya que la concesión de Repsol en San Diego finalizará en el año 2027. 

La inversión

80 millones. La obra del poliducto y sus instalaciones auxiliares cuenta con un presupuesto de 80 millones de euros. A esa cantidad hay que sumar 35 millones de la obra marina del pantalán, que ya está casi lista, y distintas reformas en la refinería presupuestadas en siete millones. En total, Repsol invertirá más de 126 millones en esta fase del traslado de sus operaciones al puerto exterior. Se trata, destacaron desde la firma, de «una de las principales inversiones comprometidas en la actualidad por una empresa industrial en Galicia». Aunque a esa cifra, añadieron, se suman los 130 millones invertidos en mejoras de la refinería ejecutadas en los dos últimos años. 

La infraestructura

Once tuberías soterradas. El futuro poliducto tendrá una longitud de 3,8 kilómetros y discurrirá por los municipios de A Coruña y Arteixo. Estará compuesto por 11 tuberías soterradas. Dos de ellas se emplearán en el transporte de crudo entre la refinería y la terminal de Langosteira. Otras ocho se dedicarán en el futuro al transporte de otros productos y la última se empleará en el trasiego de aguas.