Vueling, la principal aerolínea del aeropuerto de Alvedro, en el aire

Xosé Vázquez Gago
Xosé Gago A CORUÑA

A CORUÑA

CESAR QUIAN

El Ayuntamiento accede a la petición de Vueling de suspender el contrato para salvar destinos en el 2021 y por un informe técnico que desaconseja más ayudas en las circunstancias actuales

30 sep 2020 . Actualizado a las 09:00 h.

El Consorcio de Turismo aprobó este martes la suspensión durante seis meses del contrato con Vueling, la principal aerolínea de Alvedro.

La decisión se adoptó con los respaldos del PSOE, que dirige el gobierno local, y la Cámara de Comercio. Ambos suman mayoría en la junta de gobierno del consorcio. Enfrente tuvieron al PP, la Marea y el Puerto, que votaron en contra de la suspensión.

El convenio del Ayuntamiento con Vueling asciende a 1,8 millones de euros anuales. A cambio de esa cantidad, la aerolínea debe promocionar A Coruña como destino turístico y mantener una serie de frecuencias aéreas a Londres, Barcelona, Palma de Mallorca, Valencia, Sevilla, Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria.

La suspensión supone que el Ayuntamiento dejará de desembolsar la parte proporcional de su aportación -900.000 euros-, y la aerolínea queda desvinculada de su obligación de mantener las conexiones durante ese tiempo.

Esa circunstancia causó fuertes críticas del PP a la decisión del gobierno local, que «empuja a nuestro aeropuerto hacia el cierre»; y de la Marea, que considera que Alvedro está inmerso en una «crise sen precedentes».

Vueling prefirió este martes no comentar las consecuencias de la suspensión ni el futuro de los vuelos que opera desde Alvedro.

Ante las críticas de PP y Marea, el gobierno local contestó que la compañía puede continuar operando desde Alvedro, y se mostró seguro de que la firma mantendrá sus destinos nacionales, aunque no descarta que se produzcan recortes de frecuencias.

La intención del ejecutivo local es que dentro de seis meses Vueling recupere la actividad en el aeropuerto al mismo nivel que antes de la pandemia, siempre que la situación sanitaria lo permita. El titular de Turismo, Juan Ignacio Borrego, calificó de «irresponsabilidad» un posible rechazo de la suspensión y advirtió que la compañía podría acudir a los tribunales y hasta exigir «una responsabilidad penal». 

Compromiso del gobierno local

Subrayó que su intención es recuperar el convenio «en las circunstancias en las que estaba», y advirtió que «cualquier otra cuestión que no sea suspender el contrato, es anular los vuelos en el 2021 en Alvedro». «Lo peor que podemos hacer [añadió] sería cortar las alternativas de futuro de una compañía que si no fuera por la pandemia mantendría los vuelos nacionales e internacionales, que dependen de las estrategias de otros países».

Borrego añadió que la suspensión está avalada «por todos los informes técnicos y jurídicos», que fueron presentados en la junta de gobierno del consorcio.

Por la parte jurídica, el secretario de ese organismo considera que las suspensión es legítima porque existe la «fuerza mayor» alegada por la compañía. Esa circunstancia es la pandemia del coronavirus, que ha provocado un fuerte descenso de la actividad aérea en todo el mundo. El informe recuerda «el interés local en el mantenimiento de la conectividad aeroportuaria», y señala que la suspensión no supone la pérdida de finalidad del contrato. 

Mayor impacto del virus

Por la parte técnica, el Ayuntamiento dispone de un informe elaborado por la consultora AWD (Aviation DataWorks), que fue analizado en la reunión de la junta directiva del consorcio. El informe advierte que el descenso de la actividad de Vueling en el aeropuerto coruñés es más elevada que en otros aeródromos desde los que opera la compañía. Atribuye esa circunstancia a varios factores, entre ellos que gran parte de los pasajeros de Alvedro se mueven por negocios, o a las limitaciones impuestas para viajar al Reino Unido. Por lo tanto, el análisis concluye que esas circunstancias, entre otras, están fuera del control de las compañías aéreas y explican la «ineficacia», en estos momentos concretos, de los posibles estímulos a la actividad basados en ayudas a la promoción de la oferta.

La posibilidad de que el convenio con Vueling se suspendiese o incluso se anulase llevaba semanas en el aire. El texto del acuerdo no se ha cumplido desde que arrancó el estado de alarma por el coronavirus. En julio, la aerolínea planteó una reducción del 50 % en el acuerdo, a cambio de reducir frecuencias. Esa opción no se llegó a aplicar porque poco después planteó la suspensión.

La situación se precipitó en agosto, cuando no se repuso el enlace entre Alvedro y el aeropuerto de Heathrow, en Londres, que es la única conexión internacional del aeropuerto coruñés. A la espera de las decisiones que tome ahora Vueling, y de la evolución de la pandemia, lo más probable es que esas operaciones no se repongan como pronto hasta dentro de seis meses, cuando terminará la suspensión.

El presidente del comité de Aena teme que el parón lastre la recuperación económica

El presidente del comité de Aena, Gustavo García, afirma que «inicialmente no estamos de acuerdo» en la suspensión y advierte que si no se recupera la actividad de Alvedro «se dificultará la reactivación económica». Desde su punto de vista, Vueling «debería cumplir el contrato y poner los vuelos, porque los pasajeros los llenarán a corto plazo». García señala que en varias frecuencias «ya se han alcanzado ocupaciones superiores al 75 %», entre ellas las de primera hora a Madrid, que operan otras aerolíneas.

El presidente del comité recuerda que convenios como el de Vueling tienen el objetivo precisamente de sufragar los gastos mientras no hay suficiente ocupación «y una vez que ya son rentables se deberían de mover a otras rutas». A su juicio, tras el estado de alarma «lo primero es recuperar las rutas que teníamos, porque eran rentables y tenían buena ocupación, de hecho el año pasado [recuerda] Alvedro batió su récord de pasajeros con 1,33 millones». Pero si los vuelos no se reponen, cree que existe el riesgo de que «los usuarios que busquen otras alternativas para viajar o para solventar sus problemas sin llegar a volar».

Alvedro pierde 58 vuelos semanales en un año

Xosé Gago

El coronavirus ha obligado a Alvedro a un aterrizaje forzoso en el 2020. El aeropuerto coruñés, clave para la economía de todo el norte de Galicia, batió su récord absoluto de pasajeros en el 2019, con más de 1,35 millones de usuarios. Pero desde octubre del año pasado, el aeródromo ha perdido 58 vuelos semanales, la mayoría de ellos tras estallar la crisis del coronavirus el pasado marzo.

El comité de empresa ha advertido de la delicada situación que atraviesa el aeropuerto, del que llegaron a depender más de un millar de puestos de trabajo y que sufre a su juicio un abandono ya anterior a la pandemia. 

Seguir leyendo