«Más que nunca, sentidiño»

El aforo de las playas irá cambiando en función de las mareas y habrá 70 personas controlando la seguridad. A Coruña madrugó para tirarse al agua


A CORUÑA

La concejala de Medio Ambiente y el director de Seguridad Ciudanana, acudieron este mediodía al puesto de control ubicado en la coraza del Orzán para revisar los trabajos de acondicionamiento de las playas en el primer día de la apertura de los arenales tras la pandemia del coronavirus. Antes de nada, Esther Fontán, quiso llamar a la prudencia: “Más que nunca, sentidiño”, pidió a los coruñeses, a los que también solicita “paciencia, compromiso, solidaridad, civismo y colaboración”.

La edil recordó que “nos encontramos en un período de transición experimental” hasta el próximo 15 de junio, cuando empezará la temporada de verano oficial y será cuando se sumen los socorristas. Por eso Fontán pide que la gente tenga mucho cuidado, que no cometa ni intente cometer negligencia alguna, pues hasta mediados de junio será sólo la Policia Local “la que asuma esa doble tarea” de controlar la seguridad fuera y dentro del mar. “Espero que no tengan que acudir a salvar a alguien que cometa cualquier negligencia”, dijo.

En cuanto al aforo, Fontán se refirió a las particularidades que tienen las playas coruñesas, “con grandes cambios en las mareas, lo que obliga a estar atentos durante toda la jornada. De la mañana a la tarde puede cambiar todo”. Por eso es tan importante la información que se trasladará a los ciudadanos en tiempo real del estado de las playas, bien a través de la web municipal como de una futura aplicación de móvil.

Carlos García Touriñán, por su parte, destacó que entre 70 y 80 personas “velarán por la seguridad en las playas”. 

A Coruña madruga para tirarse al agua

R.D.

Las ganas de mar llevaron ya desde primera hora a los habituales a chapuzarse. Las playas ya están listas para recibir a los bañistas

Había ganas de mar, muchas, tras dos meses y medio sin probar el Atlántico. Los habituales madrugaron, como siempre hacían en la era pre-covid, y volvieron a su  cita fija con el océano para recuperar la normalidad chapuzándose.

En la playa del Orzán y Riazor, con las Esclavas como escenario principal, asomaron de nuevo las cabezas de los bañistas más madrugadores. 

Las playas ya están listas para recibir a los bañistas, a los que se les pide «responsabilidad»

alberto mahía

Alcaldes de la comarca advierten de que no cuentan con medios suficientes para vigilar todos los arenales

El Gobierno anunció que a partir de hoy se puede ir a la playa a pasear, a broncearse o a bañarse. Pero con muchas salvedades. Hay que guardar una distancia mínima de dos metros, usar la mascarilla si se camina por la orilla y resulta imposible mantener la separación, o evitar cualquier tipo de aglomeración en los accesos, entre otras obligaciones. Las normas están ahí y son los Ayuntamientos quienes han de hacerlas cumplir y vigilar que los bañistas no se distraigan. El problema es que son muchos miles de metros los que hay que controlar y los municipios pequeños no cuentan con suficientes recursos. De ahí que llamen a la población a la responsabilidad. Ahí donde no pueda estar un agente, debe reinar la prudencia.

Seguir leyendo

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

«Más que nunca, sentidiño»