Elvira Fernández: «Nos piden mascarillas y gorros a juego desde todos los hospitales»

En esta mercería tenían claro que había que reconvertirse y les va muy bien


a coruña / la voz

En plena avenida de Fisterra hay una mercería en la que, al entrar, suena un din don. Como la tradición no está reñida con lo moderno, este pequeño comercio coruñés también tiene cuenta en Instagram, donde la dueña, Elvita Fernández, tiene un superpoder, que es coser. Tras dos meses de confinamiento, ella sabía que tenía que hacer algo para remontar. A propuesta de su hija Deisy, le dio un toque fresco a sus redes sociales, se puso a coser mascarillas de Micky Mouse con sus gorros quirúrgicos a juego y llamó a RadioVoz para contar que había abierto sus puertas.

-¿Cómo van los pedidos de mascarillas y gorros?

-Está siendo tremendo. Tenemos un montón de pedidos. Nos llaman por teléfono, nos escriben por las redes sociales...

-¿Le ha sorprendido el éxito?

-Nunca pensé tener tanto trabajo a través de la venta on-line, ni que me fuese a generar tantísimos clientes. Hemos remontado gracias a las redes sociales. ¡No damos hecho! La semana pasada vendí unas 200 mascarillas. Y gorros quirúrgicos, un montón.

-Será porque van a juego.

-Sí, tenemos unas telas muy bonitas, con ambulancias, con Micky Mouse, con superhéroes...

-¿Cuál es la clave?

-Parece ser que los gorros quirúrgicos de los hospitales hacen sudar la cabeza a los sanitarios. Los que yo les hago son 100 % de algodón.

-Estas no son de uso hospitalario.

-No, pero se las ponen por encima de las otras.

-¿Dónde están vendiendo más?

-Tenemos pedidos del Chuac, de la Cruz Roja, del Modelo, del Belén... Nos piden mascarillas y gorros a juego desde todos los hospitales. Estamos recuperando estos dos meses perdidos.

-¿Han sido muy duros?

-Muy duros, pero bueno, por lo menos el bajo es nuestro y no tenemos que pagar el alquiler.

-¿Ya abrieron la tienda física?

-Sí, sí, abrimos el pasado lunes después de dos meses cerrados como todos. Mi hija, que es muy emprendedora, me dijo que teníamos que darle otro aire a nuestras redes sociales. Y no damos hecho. ¡Tenemos pedidos hasta de Zamora!

-¿Cómo es eso?

-Porque Deisy estudió la carrera en Zamora y sus amigas comparten todo por Internet.

-¿A los clientes les cuesta entrar en la tienda?

-No les cuesta, no. Ayer y hoy tuvimos incluso más afluencia de gente que antes del confinamiento. La gente entra, se desinfecta las manos y muy bien.

-¿Qué medidas han tomado?

-Tengo pantallas protectoras para mí y estoy esperando por las mamparas, de las que van colgadas en el techo, para poner encima del mostrador. Tenían que haber llegado el lunes, pero están saturados. Además, desinfecto la ropa cuando la gente se prueba algo. La prenda está 24 horas colgada en una percha y después le doy vapor a 90 grados. Y antes de guardarla de nuevo en las cajas, la rocío con un espray de Sanitol.

-Es mucho más trabajo.

-Mucho más. Y estoy todo el rato lavándome las manos. Menos mal que mis hijas están ayudándome en la trastienda.

-Oiga, ¿qué tiene que ver coser con las galletas?

-Eso lo pusimos en nuestras redes, que las telas son como las galletas, nunca son suficientes. ¡Es que me encantan las telas!

-¿En qué más han innovado?

-Hacemos discos faciales lavables y reutilizables, con diadema. Es mejor eso que tirar el algodón al cubo. Hay que ser respetuosos con el medio ambiente.

«Trabajé haciendo cortinas para uno de los hoteles más famosos de Suiza»

Emigrante retornada como tantos, Elvita Fernández (A Fonsagrada, 1960) dio por cerrada su etapa en Suiza en el año 1994 y, dos años después, abrió la mercería que ahora regenta en la avenida de Fisterra.

-Ya va para 24 años de eso.

-Sí, abrí la tienda exactamente el 17 de julio de 1996, así que llevamos abiertos 24 años. Antes trabajé haciendo cortinas para uno de los hoteles más famosos de Suiza, el Baur Au Lac, de Zúrich.

-Lo sigue haciendo.

-Toda la vida me dediqué a hacer cortinas. Desde que abrí la tienda, como solo eso no era suficiente, hago arreglos y tengo de todo: ropa interior, etcétera.

-Con reminiscencias alemanas.

-Sí, como estuve tantos años en Suiza y sé muy bien lo que pasa con el frío, trabajo mucho una marca de ropa interior alemana de lana. Es una de las cosas que mejor vendo en A Coruña.

-¿Beneficios de coser?

-Me relaja, me encanta y no me canso nunca. Coser es mi medicina. Cuando me jubile, voy a seguir cosiendo.

-Y amando el mundo Disney, ¿no? Su hija se llama como la novia del pato Donald y veo mucho Micky Mouse en sus mascarillas.

-Ay sííí... ¡Me encantan los dibujos de Disney! Mi hija mayor se llama Cristina, pero antes de nacer la segunda, siempre dije que la llamaría Deisy.

-Pues ande que si hubiera sido niño, ¿qué le habría puesto?

-[Risas] Si hubiera tenido un hijo, no sé si le hubiera puesto Donald, ja, ja...

-Su tela favorita es...

-Siempre traté de tener todo lo posible de algodón y lana, son mi debilidad. Fibra natural.

-Voy a barrer para casa. ¿Y su programa de radio?

-Yo coso todas las mañanas con RadioVoz. Salgo de Oleiros y Pablo Portabales me va diciendo dónde hay tráfico. Me encanta.

Las cosas claras: Dice Elvita que lleva «24 años luchando, pero ahora toca reciclarse».

Redes sociales: Nunca pensó que la venta on-line le generase tantos clientes.

Reabrió el lunes: «Y con más gente incluso que antes del confinamiento», comenta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Elvira Fernández: «Nos piden mascarillas y gorros a juego desde todos los hospitales»