Errores capitales con la Sinfónica de Galicia

Es imprescindible recuperar cuanto antes el dinero que dejó de percibir la orquesta en los últimos años

Concierto de la Sinfónica de Galicia con la violinista María Dueñas.
Concierto de la Sinfónica de Galicia con la violinista María Dueñas.

A Coruña / La Voz

El primer error -cada vez menos extendido- cuando hablamos de la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) es pensar que el proyecto está concebido para una élite, cuando en sus agrupaciones para niños y jóvenes hay involucrados más de 600 chicos (y sus familias) y cuando por el Palacio de la Ópera pasan unos 20.000 escolares cada curso.

El segundo error es considerarlo un proyecto únicamente coruñés, cuando la orquesta recorre constantemente Vigo, Santiago, Betanzos y otras muchas localidades de la comunidad. El tercero, pensar que la orquesta está constreñida por el escenario, cuando en el 2019 sumó 10 millones de visualizaciones y 64.000 seguidores en su canal de YouTube. Pero el error que de verdad es imperdonable es creer que se puede mantener la mejor orquesta de España y el que es, de largo, el proyecto musical más importante de Galicia con constantes mordiscos a su presupuesto.

En virtud de un documento firmado con el Consorcio para la Promoción de la Música el 22 de julio del 2005, la Xunta se comprometía a liberar con cargo a los presupuestos de ese año los tres millones de euros acordados para financiar las actividades del consorcio, del que depende la OSG.

Esa financiación de tres millones se mantuvo hasta el 2010, pues en el 2011 comenzaron los recortes, de la manera siguiente: en el 2011, la aportación de la Xunta fue de 2.642.000 euros, cifra que se repitió en el 2012. En el 2103 fue de 2.254.000, en el 2014, 2.141.490; en el 2015, 2.163.000; en el 2016, 2.235.792; en el 2017, 2.560.800; en el 2018, 2.560.800, y en el 2019, 2.620.000 euros.

«Debilitar esa estructura es debilitar la cultura de Galicia y el tejido social de la ciudad»

Por el camino se han quedado cinco millones de euros, que se suman a la obligación de la OSG de actualizar cada año los salarios, y a un aumento del precio de alquiler del Palacio de la Ópera, que pasó de 691.282 euros anuales en el 2003 a 908.543 en el 2019.

Esta dieta financiera ha tenido, entre otras, las siguientes consecuencias: el presupuesto total para actividades pasó de más de tres millones de euros en el 2003 a 1.361.283 euros en el 2019, la OSG no puede hacer giras internacionales desde el 2016, en el año en curso se han suprimido las becas de excelencia musical y desde hace ya alguno más cesó la emisión de conciertos en streaming, actividad en la que fue pionera.

Hay personas que vienen a cantar con el Coro de la OSG desde Ourense. Es toda la sociedad la que está imbricada en el proyecto. Debilitar esa estructura es debilitar la cultura de Galicia y el tejido social de la ciudad. Es imprescindible recuperar cuanto antes el dinero perdido por incumplimiento presupuestario para permitir que esa maravilla que es la Sinfónica desarrolle todo su potencial.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Errores capitales con la Sinfónica de Galicia