Errores capitales con la Sinfónica de Galicia

Alfonso Andrade Lago
Alfonso Andrade CRÓNICAS CORUÑESAS

A CORUÑA

Concierto de la Sinfónica de Galicia con la violinista María Dueñas.
Concierto de la Sinfónica de Galicia con la violinista María Dueñas. MARCOS MÍGUEZ

Es imprescindible recuperar cuanto antes el dinero que dejó de percibir la orquesta en los últimos años

08 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

El primer error -cada vez menos extendido- cuando hablamos de la Orquesta Sinfónica de Galicia (OSG) es pensar que el proyecto está concebido para una élite, cuando en sus agrupaciones para niños y jóvenes hay involucrados más de 600 chicos (y sus familias) y cuando por el Palacio de la Ópera pasan unos 20.000 escolares cada curso.

El segundo error es considerarlo un proyecto únicamente coruñés, cuando la orquesta recorre constantemente Vigo, Santiago, Betanzos y otras muchas localidades de la comunidad. El tercero, pensar que la orquesta está constreñida por el escenario, cuando en el 2019 sumó 10 millones de visualizaciones y 64.000 seguidores en su canal de YouTube. Pero el error que de verdad es imperdonable es creer que se puede mantener la mejor orquesta de España y el que es, de largo, el proyecto musical más importante de Galicia con constantes mordiscos a su presupuesto.

En virtud de un documento firmado con el Consorcio para la Promoción de la Música el 22 de julio del 2005, la Xunta se comprometía a liberar con cargo a los presupuestos de ese año los tres millones de euros acordados para financiar las actividades del consorcio, del que depende la OSG.