La izquierda tiene las cartas para gobernar pero con otra jugada

El ascenso del PP pone al PSOE al borde de necesitar un pacto con la Marea para obtener la investidura


A Coruña

Una semana de campaña después, la izquierda mantiene todas las bazas para volver a gobernar A Coruña, aunque con un equilibrio de fuerzas muy distinto. Marea, PSOE y BNG conservarían los 17 concejales que ostentan en el pleno, pero la primera fuerza pasaría a ser el PSOE con nueve ediles, tres más que ahora; la Marea tendría cinco, la mitad que en este mandato; y el BNG lograría tres, dos más que ahora.

También el centroderecha repetiría su marca con diez concejales, cuatro menos que la mayoría absoluta. El PP sería la fuerza mayoritaria con nueve ediles, uno menos que ahora. Ciudadanos obtendría uno. La irrupción del partido naranja no supondría por lo tanto la ruptura de los equilibrios generales del mandato previo, al no aportar más ediles a la suma frente a la izquierda.

Así las cosas, el gobierno sería para ese bloque, pero los equilibrios en su seno, como ya se ha indicado, han cambiado de forma significativa. Los socialistas ostentarían la alcaldía. Podrían alcanzarla en solitario si se mantiene el resultado actual y obtienen más votos que el PP. Pero los populares están en ascenso y su crecimiento, paradójicamente, podría favorecer los escenarios poselectorales de la Marea.

Como le ocurrió al PSOE en el anterior mandato, el partido de Xulio Ferreiro sería imprescindible para que Inés Rey lograse la alcaldía si el PP acabase siendo la primera fuerza política. La ley electoral favorece al partido más votado, por lo que los socialistas necesitarían mayoría absoluta en la primera votación para superar a los populares. El único partido que podría dársela es la Marea.

La situación sería análoga a la del 2015, pero en aquella ocasión Xulio Ferreiro pudo salvar el trance porque los socialistas, que habían sido muy críticos con el PP, prestaron su apoyo de manera incondicional. Ferreiro no ha aclarado si harían lo mismo en caso de verse en una situación similar, y esta misma semana tanto él como la Marea han recrudecido sus ataques contra el PSOE.

Como ya ocurrió en el 2015, ese apoyo a la investidura no tendría que traducirse en un gobierno de coalición. El PSOE podría optar por gobernar en solitario mediante pactos puntuales con otras formaciones. El apoyo del BNG les bastaría para superar la suma del PP y Ciudadanos. De hecho, la única vía segura para rechazar sus propuestas en el pleno pasaría por votaciones simultáneas de la Marea con los populares, lo que supondría que el partido de Ferreiro tendría que romper su discurso político.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La izquierda tiene las cartas para gobernar pero con otra jugada