Lo humano también tiene premio

El programa contra las barreras frente al autismo, entre los ocho del Chuac finalistas de los Premios BIC


A Coruña / La Voz

Son mucho más que dibujos y su aparente sencillez es, sin embargo, tan importante como el entenderse. El programa para tratar de salvar barreras de comunicación con las personas autistas, que tiene en los pictogramas instalados en el materno su parte más visible, ha sido una de las ocho iniciativas del Chuac que recogieron, este jueves, su reconocimiento como finalistas de los premios nacionales de excelencia sanitaria Best in Class (BIC), promovidos por el grupo Wecare-U y la Universidad Rey Juan Carlos.

 

En la categoría de proyectos de humanización, el centro coruñés se situó entre los finalistas por el programa del servicio de Neurofisiología con la Federación Autismo Galicia y el apoyo de la dirección del Chuac. «Presentamos el proyecto Rompiendo barreras de comunicación y generando oportunidades en el trastorno del espectro autista», explica Catia Martínez Barjas, jefa del servicio e impulsora de un programa que, partiendo de la base de establecer un sistema de comunicación mediante pictogramas, es en realidad todo un plan de asistencia en la unidad de Electroencefalografía del Hospital Teresa Herrera.

«Pasa por la humanización de todo el proceso -explica- ; ahora, además, hacemos encuestas para que los propios usuarios valoren si funciona o no». Por lo que le toca, sabe que, desde que se ha puesto en marcha «fue posible realizarle las pruebas a todos los pacientes con autismo; antes teníamos más dificultades, algunos se marchaban sin poder hacerlo y con enorme carga emocional de angustia para los pacientes y sus familiares», señala.

El plan es, en realidad, un sistema integrado de asistencia. Por un lado, está el modelo de comunicación. «Era vital, la primera necesidad era que nos entendiesen», recalca sobre la trascendencia de los carteles con dibujos. Entre todos los implicados diseñaron además lo necesario para una atención dirigida «a pacientes con necesidades especiales». Se adaptaron las salas y consultas y se incorporó un formulario de información que, antes de que llegue el enfermo, da indicaciones expresas sobre sus características. En especial, si existe algún elemento estresante en el entorno para poder corregirlo. «Si le molesta el color amarillo, el ruido lo inquieta, o las luces muy brillantes…», ejemplifica la doctora. Se trata, en definitiva, de individualizar la asistencia.

Toda esa información, además, se incorporó a la historia clínica electrónica para que también otros servicios a los que acude el paciente la tengan en cuenta cuando le toque ir a su consulta.

Además, en la plataforma e-saúde se incluyó toda la secuencia explicativa a través de pictogramas sobre en qué consisten las pruebas, de modo que «las familias pueden consultarlo e incluso puedan ensayarlo en casa antes de venir».

Hasta ahora, una treintena de pacientes y familiares ya han evaluado el funcionamiento e incluso sugerido mejoras. «Son encuestas anónimas y hasta el momento todas han sido muy favorables», dice con satisfacción sobre un plan multidisciplinar que «todos estamos llevando a cabo con mucha ilusión».

Entre los mejores de todo el país

Además de al proyecto de humanización, los diplomas de los Premios Best in Class también fueron entregados a la unidad del dolor, el equipo de infecciosos, la farmacia hospitalaria, y los servicios de microbiología, nefrología y reumatología, por situarse entre los cinco mejores de toda España, y al conjunto del Chuac como uno de los diez primeros hospitales de alta complejidad del conjunto del país.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Lo humano también tiene premio