La primera hora de oro, a examen

El Centro Tecnolóxico de Formación del Chuac adiestra a los médicos para salvar vidas. Hay más de tres años de espera y 2.000 aspirantes en lista para asistir al curso


A Coruña / La Voz

Se llama la primera hora de oro porque, realmente, es un tiempo más que precioso. La asistencia en los primeros minutos tras un accidente o incidente grave marca, a menudo, la diferencia entre vivir o morir. Para aprender más sobre qué y cómo inclinar, a toda prisa, la balanza hacia el lado de la existencia son muchos los especialistas que se preocupan por aprender. En el Centro Tecnolóxico de Formación (CTF) del Chuac se está celebrando uno de esos cursos de adiestramiento en emergencias, «el más exitoso de la historia de la medicina», insiste su codirector, Ignacio Rey Simó, cirujano general del hospital coruñés. Da dos datos para argumentarlo: «Hay más de 2.000 médicos en España pendientes de poder hacerlo y la lista de espera es de tres años de media para acceder».

En esta tercera edición del curso en A Coruña -habrá otro en octubre- «tenemos cirujanos generales, anestesistas, cirujanos torácicos, urgenciólogos y traumatólogos», explica Simó, ya que se trata de una formación intensiva abierta a todos los especialistas que pueden intervenir en una emergencia. «Al acabar los evaluamos, hay un examen teórico y uno práctico, y no todos aprueban: el porcentaje de suspensos está en un 14 %», añade sobre las exigencias de una formación que pasa revista a casi todos los supuestos de lesiones traumatológicas por órganos.

«Vienen ya aprendidos de casa», bromea, ya que antes del curso los alumnos han de haberse estudiado un manual previo. Una vez en el CTF, entran en materia y realizan prácticas simuladas. Así, mejoran su adiestramiento para hacer frente mediante simulaciones a urgencias que se pueden encontrar en su trabajo diario, desde accidentes de tráfico con múltiples víctimas a lesiones medulares, heridos por armas de fuego, explosiones o grandes quemados.

«Hay que seguir el A, B, C, D y E de la hora de oro», añade el experto, es decir, tratar las lesiones según su potencial mortalidad. La A es por la vía aérea, «porque lo primero que te mata es que no te entre aire, si está obstruida mueres en minutos», indica. Una vez liberada, «pasas a la B, (de breath, respirar en inglés) porque igual hay que ventilar al paciente para que pueda respirar». Y el tercer paso, la C de circulación, tiene que ver con evitar que se desangre si tiene una hemorragia, que «lo mataría en unas horas». A continuación, toca contener el daño cerebral (D) y, por último, «la E, estabilizar y mantener al paciente, protegiendo su temperatura, sus constantes...».

Cada uno de los 16 alumnos paga 750 euros por tres días con seis instructores

Estas clases intensivas y aceleradas suponen algo más que un entrenamiento para los médicos. Pagan 750 euros por tres días y, además, han de pasar una evaluación final para lograr el certificado del reputado curso. Los resultados de la evaluación, que incluye examen teórico y práctico, se remiten a la Asociación Española de Cirujanos, la entidad acreditada para su organización. Y es que este demandado taller formativo depende del Colegio Americano de Cirujanos, se desarrolla en más de cien países con un protocolo muy estricto, idéntico programa y metodología y formato cerrado. En España, ahora mismo hay 16 sedes, dos en Galicia: los hospitales de Ourense y A Coruña.

«En algunos países, como Estados Unidos o el Reino Unido, este curso es obligatorio para poder trabajar en Urgencias», señala el codirector para dar idea de la reputación y prestigio que tiene obtener el certificado de asistencia y superación. «Los mejores y con aptitudes docentes, pasan a ser instructores; del Chuac ya han salido tres», explica Rey Simó.

En esta edición, en el CTF del Chuac se están adiestrando el máximo de alumnos permitidos, 16, la mayoría especialistas gallegos, pero también del Hospital Central de Asturias y un médico militar de Madrid. Las clases se las imparten seis instructores. Junto a Rey Simó, en el cuerpo docente está el impulsor de este programa formativo en España y expresidente de los cirujanos españoles, José María Jover. Completan el plantel de profesores Ana Pastor y Concepción Alonso, neurocirujana y anestesista, respectivamente, del Hospital de Ourense; Alberto Carabias, cirujano del Hospital de Getafe, y José Manuel Fandiño, coordinador de Urgencias del Chuac.

Estudiantes de Medicina maquillados hacen de pacientes

Cómo resolver de inmediato un neumotórax, realizar una intubación, reducir una fractura, identificar una lesión medular, abordar un trauma craneoencefálico o llevar a cabo un triaje urgente cuando son muchas las víctimas son solo algunos de los aspectos que se revisan en el curso los asistentes. Lo hacen durante tres días mediante charlas teóricas y, sobre todo, a través de simulación, enfrentándose al tratamiento de pacientes que, aunque no lo son en realidad, simulan a la perfección ser víctimas de accidentes graves.

«Tenemos colaboradores externos que nos ayudan mucho, en este caso nuestros estudiantes de sexto de Medicina, y también contamos con enfermeras. Los maquillamos como si estuvieran realmente heridos o sufrieran lesiones que queremos analizar y ellos reproducen los síntomas para simular una situación real», describe Ignacio Rey Simó. Los alumnos del curso, todos ellos médicos y especialistas, han de saber no solo diagnosticar con prontitud qué les está sucediendo y sus lesiones, sino actuar a tiempo y tratarlos adecuadamente y por orden de prioridad.

Del balazo al precipitado

En esta ocasión, el papel que han de interpretar los estudiantes convertidos en actores-pacientes tiene que ver con cuatro supuestos que pueden presentarse en la práctica clínica: la asistencia a una persona precipitada desde una altura, a un hombre que ha sido apuñalado, otro herido por arma de fuego y a una mujer embarazada que sufre un accidente de tráfico.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La primera hora de oro, a examen