El Chuac prueba un brazo robótico que obedece la voz del cirujano

El equipo está siendo validado en operaciones complejas de cánceres digestivos

Así funciona el brazo robótico que obedece la voz del cirujano El equipo está siendo validado en operaciones complejas de cánceres digestivos

A Coruña / la voz

«Solo, 5 superior izquierda», «Solo, 1 diagonal derecha» son órdenes que estos días se escuchan en el quirófano inteligente del Chuac, donde el servicio de Cirugía General, que dirige José Noguera Aguilar, está probando un brazo robótico que obedece las indicaciones que le da el cirujano con su voz.

El robot se llama Solo, nombre con el que se activa el funcionamiento de esta novedosa tecnología de apoyo que mejora la precisión y seguridad de las intervenciones laparoscópicas, aquellas que se realizan a través de pequeños orificios y sin necesidad de tener que practicar una cirugía abierta de grandes incisiones al paciente.

El brazo robótico, cedido para su validación por la casa comercial, está anclado a la mesa quirúrgica y mediante ese diálogo con el robot, el cirujano, que opera mirando una pantalla, lo que hace es dirigir la luz y la óptica hacia la zona que desea visualizar en el interior del organismo del paciente.

Los números, de uno a cinco, indican al brazo la intensidad del movimiento, que el propio cirujano puede corregir manualmente, si lo desea, mediante un pequeño mando adaptado a una de las pinzas laparoscópicas con las que opera la máquina.

3D y test de fluorescencia

La tecnología alemana Soloassist está siendo utilizada en una decena de casos de alta complejidad, sobre todo cánceres colorrectales, de esófago y gástricos, de páncreas y también en intervenciones de obesidad mórbida.

Su aplicación mejora un procedimiento que en el Chuac cuenta además con otras ventajas técnicas derivadas de la existencia del quirófano inteligente, como es la visión tridimensional o en 3D y la posibilidad de utilizar colorantes endovenosos que, con filtros aplicados a la óptica y la emisión de luz pulsada polarizada, permiten a los cirujanos ver si la circulación sanguínea o vascularización de los tejidos que están operando es la adecuada.

Así, por ejemplo, pueden comprobar que los extremos que van a unir en una operación gastrointestinal están perfectamente irrigados. Este test de fluorescencia es una herramienta surgida de la mejora del Software de los equipos de imagen.

Nuevos dispositivos para suturas mecánicas «inteligentes»

Los cirujanos generales del Chuac destacan que además de las mejoras en la visión y la imagen ya incorporadas y la posibilidad de sumar en el futuro el apoyo del brazo robótico, desde hace unos meses disponen además de otros sistemas de robotización para las suturas mecánicas. Así, las máquinas cortadoras que grapan y dividen el tejido cuentan con una especie de minirrobot capaz de analizar en milésimas de segundo tanto la consistencia, como el grosor del tejido, de forma que así a la hora de operar saber tanto el tipo de carga que tienen que aplicar, como la velocidad de grapado. Estos sistemas inteligentes llegan incluso a impedir al cirujano realizar el corte si considera que no se dan las condiciones adecuadas. A este sistema de sutura mecánica robotizada se ha añadido también en los últimos meses un sistema para las suturas manuales que permite realizar los mismos gestos quirúrgicos con la mano del cirujano que los sistemas robóticos convencionales, como una prolongación de su brazo, lo que incrementa la seguridad en situaciones difíciles cuando están cosiendo por dentro del cuerpo.

«Para nosotros, la cirugía no es ni más corta ni más larga, es más segura»

El responsable del servicio de Cirugía General del Chuac, José Noguera Aguilar, define como «una maravilla» las posibilidades tecnológicas que se están abriendo en el campo quirúrgico con instrumentos como el brazo robótico, cuyo coste es veinte veces inferior al de un robot en bloque como el Da Vinci, la referencia desde que se inició el desarrollo de este tipo de equipamientos de última generación. «La cirugía de hace solo un año y la de ahora no tienen nada que ver», asegura.

-¿Qué diferencias hay entre un robot quirúrgico y un brazo robótico?

-El robot es como si fuera un cirujano, con un cuerpo o bloque central, cuatro brazos y una consola en la que se sienta el cirujano para manejarlo. Esa es una opción para robotizar la cirugía. Otra es optar por brazos robóticos, opciones más modulares, con otra flexibilidad, adaptables en diferentes mesas y más sostenibles. Ahora que van a vencer las patentes del Da Vinci estamos validando y analizando qué alternativa es mejor. Hay que decidir en qué invertir.

-¿Se acortan las operaciones?

-Para nosotros la cirugía no es ni más corta ni más larga, es más segura. La robotización de partes del proceso quirúrgico permite superar las limitaciones de la mano, proporciona ángulos mayores y movimientos más complejos, también mayor precisión y seguridad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El Chuac prueba un brazo robótico que obedece la voz del cirujano