La proeza sin vuelta del aviador francés Lacombe

Realizó un vuelo hasta Ferrol sobrevolando la ría, pero no pudo regresar a A Coruña porque su aterrizaje en la ciudad departamental causó múltiples daños en su nave


El antiguo aeródromo del campo de la Estrada estaba abarrotado la tarde del 3 de septiembre de 1911. El motivo era la proeza que había anunciado el aviador francés Lacombe que iba a realizar: un vuelo hasta Ferrol sobrevolando la ría y su posterior regreso a la ciudad. Regreso que nunca se produjo. Pocos minutos después de las cinco de la tarde despegaba el francés sin problemas en un día claro, después de leer unos versos de un libro para hacer tiempo, según recogía La Voz de Galicia en su crónica al día siguiente. Numerosas embarcaciones llenaban la ría, unas para tener una perspectiva única de la proeza, otras para prestar auxilio si algo fallaba. Lacombe se perdió en el horizonte, que empezaba a amenazar con niebla, en pocos minutos, y ya solo quedaba esperar su regreso. Este comenzó a demorarse, hasta que llegó un telegrama para el gobernador civil que anunciaba que el aterrizaje de Lacombe en Ferrol fue más complicado de lo esperado. Un fallo en los cálculos del piloto le hicieron tomar tierra a solo seis metros del lugar reservado para el público, sufriendo el avión múltiples daños.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

La proeza sin vuelta del aviador francés Lacombe