«Trabajar para Marvel es un sueño que se convierte en pesadilla»

El autor, presente en Viñetas, ha editado «The private eye» a través de Internet


A Coruña / La Voz

Duelo de titanes el vivido ayer en Viñetas desde o Atlántico. Dos de los dibujantes españoles que han triunfado en las grandes editoriales americanas enfrentaron sus pareceres sobre la industria. El todavía ilusionado por dibujar a Spiderman y Daredevil Javier Rodríguez y el desencantado Marcos Martín, que ha editado su obra The private eye a través de Internet, de modo que el lector puede pagar lo que estime conveniente por su descarga. ¿Será este el formato habitual que adopte el cómic en el futuro?

-Llegar a trabajar para Marvel es un sueño para cualquier dibujante.

-Es un sueño en un principio, luego ya se va convirtiendo poco a poco en pesadilla. Pero cuando te planteas vivir de esto es el principal objetivo, trabajar para la industria americana, llegar a publicar en una de las grandes editoriales. Pero el trabajo lo va poniendo todo en perspectiva.

-¿Es por el nivel de exigencia que marcan?

-Sí, sobre todo la exigencia en cuanto a las fechas de entrega. Es un mercado que tiene una producción industrial, y así es como funciona. Tiene que sacar tebeos constantemente, y los creadores tienen que estar ahí al pie del cañón. Termina agotando.

-Pero ha conseguido estar nominado a los premios Eisner.

-Los premios traen reconocimiento, y eso es muy positivo, pero no deja de ser también una cosa externa a nosotros. Es estupendo que alguien reconozca tu trabajo, pero bueno, tampoco he presumido mucho nunca de ello.

-¿Era fan de los personajes que ha llegado a dibujar?

-Sí, yo llegué al mercado americano por voluntad propia, no arrastrado por las circunstancias. Crecí con esos personajes y mantengo una vinculación emocional estrecha con ellos. Fue cumplir un objetivo infantil.

-Y un buen día lo deja todo y apuesta por la autoedición online.

-Fue por cansancio con el sistema americano. Queríamos buscar una vía alternativa a todo lo que existe, e Internet y las nuevas tecnologías permiten eso, un trato directo entre creadores y lectores. Intentábamos crear un nuevo sistema de corresponsabilidad entre las dos partes, donde nosotros asumimos crear un producto con la máxima calidad posible, y el lector a su vez tiene que valorar ese producto en la medida que crea justa. Por eso damos la posibilidad de descargarte el cómic de manera gratuita o pagando lo que estimes que vale.

-Siempre puedo valorarlo mucho, pero negarme a pagar...

-Entonces tendrás que asumir las consecuencias, que son que nosotros no podremos seguir realizando ese producto. Así es como debe funcionar y así es como lo está haciendo, para nuestra sorpresa.

-¿Irá por ahí el futuro del cómic?

-Todavía se tiene que ver. Esto tiene que probarse por parte de creadores consagrados, como era nuestro caso. Tienen que ser artistas conocidos, que sean capaces de arrastrar a una cierta cantidad de lectores con su nombre. Nosotros nos hemos limitado a proponer un nuevo modelo, a ver ahora lo que dice la gente.

-Así tienen mayor libertad.

-A nivel creativo no tienes ningún tipo de limitación ni barrera. Y a la vez tienes el potencial de llegar a un público mucho más amplio que con un libro impreso. Tenemos descargas de todas las partes de mundo, menos de Corea del Norte, que ahí no hemos conseguido penetrar todavía. Eso solo te lo da la naturaleza de Internet. Ni siquiera una gran multinacional llega tan lejos, porque jamás distribuiría tus tebeos en Nigeria, no les saldría a cuenta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Trabajar para Marvel es un sueño que se convierte en pesadilla»