La Traída no volverá a abrir sus puertas


pablo.portabales@radiovoz.com

Mañana, a las cinco menos cuarto de la tarde, se escribirá el último capítulo de una historia que comenzó en 1936. María del Carmen Vázquez Estévez , propietaria junto con su hermana Sisa de la mítica tasca La Traída, en la calle Torreiro, entregará a esa hora las llaves del local al propietario, que tiene previsto edificar. «Siento mucha tristeza. Es toda una vida. La gente nos quiere y con todos formamos una familia», apunta María del Carmen. Es cierto. A raíz de publicarse hace unos meses que el bar tenía los días contados se formó un grupo en Facebook en el que clientes de toda España mostraron su oposición al cierre de la última tasca de siempre. Pero no hay vuelta atrás. Lo que sí iba a haber era una fiesta de despedida, pero finalmente el adiós será en silencio. «La idea era dedicar una semana entera a despedirnos de la gente», apunta la dueña. El pasado 8 de marzo su hermana Sisa se puso enferma y, aunque ya está muy recuperada, todavía no para una fiesta. Desde entonces el local permanece cerrado... Y ya nunca volverá a abrir. Tazas, queso, chicharrones... Pero sobre todo lo que se pierde es la solera, el encanto de un espacio único como fueron también La Cantera, Casa Enrique o el Gasógeno, por poner solo algunos ejemplos de bares de leyenda desaparecidos. Lo curioso de La Traída es que resistió 76 años de actividad sin nombre comercial. Nunca lo tuvo. Fue conocido como Las Rubias o Las Viudas, pero el que se impuso fue el de La Traída «porque enfrente tuvo las oficinas del agua», recuerda María del Carmen, que, al igual que su hermana, nació entre tazas de ribeiro, queso del país y chicharrones. Se acabó para siempre el negocio que fundó el año que empezó la guerra el ourensano de Beade Antonio Vázquez Cuña , recién llegado de Cuba. Falleció en 1951 y su viuda, Delia Estévez , y sus dos hijas se pusieron al frente del céntrico establecimiento. Desde hace unos días María del Carmen acude al bar para recoger recuerdos y enseres que forman parte de la mismísima historia de A Coruña

Esta semana les contaba que los colegios públicos de la ronda de Outeiro, el San Francisco Xabier y el Sagrada Familia, iban a celebrar su 25.º aniversario. Pues ahí tienen un momento de las respectivas celebraciones escolares. Asistieron a este evento más de 300 personas y, entre los antiguos alumnos, se encontraba el concejal de Infraestructuras, Esteban Lareo . No faltaron tampoco los actuales directores de ambos centros, Elena Gómez y Pedro Antonio Garea.

Objetivo cumplido. Los organizadores de la iniciativa Paralelo 43°21''45' consiguieron durante este último mes que el arte estuviera presente en el entorno de la plaza de las Conchiñas con el apoyo de más de 150 artistas y 53 establecimientos de todo el Agra del Orzán. Después de los tres sábados monográficos dedicados a las artes musicales, las literarias y las escénicas, el festival finalizó ayer con una intensa programación doble centrada en las artes plásticas y en las visuales. Hubo de todo: se proyectó el documental Os soños do mar , de Daniel López , en pleno mercado de la Conchiñas; firma de fanzines con Manel Cráneo y Mariano Casas ; un taller de gravado con el artista sirio Alí Alí ; o un taller de broches de fieltro con la pedagoga y educadora social Alba Pardo . Los gaiteiros de Cecebre cerraron con un pasacalles las exposiciones artísticas en los establecimientos comerciales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos

La Traída no volverá a abrir sus puertas