El mamut de O Incio aún guarda secretos al cabo de 57 años

Descubierto en mayo de 1961, este fósil único en Galicia nunca fue sometido a una investigación científica exhaustiva

.

MONFORTE / la voz

En mayo de 1961 apareció en una cantera de piedra caliza de la localidad de Buxán -en el municipio de O Incio- el primer fósil de mamut descubierto en Galicia, que hoy continúa siendo el único. Pese a la excepcionalidad del hallazgo y al tiempo transcurrido desde entonces, sigue habiendo grandes incógnitas con respecto a estos restos. Ni se conoce realmente su antigüedad ni se sabe si encierran otras informaciones de valor científico.

Los responsables del Instituto Universitario de Xeoloxía de A Coruña dicen que esta institución trató hace años de obtener permiso para estudiar los vestigios -depositados en el museo de ciencias naturales Luis Iglesias, de la Universidade de Santiago-, pero que no fue posible conseguirlo. «Lo intentamos varias veces, no tuvimos acceso ni se nos dieron explicaciones, y acabamos por renunciar», afirma la paleontóloga Aurora Grandal. «Es una pena, porque es posible que hubiese proporcionado datos de mucho interés», añade.

Grandal apunta que, por una parte, se debería haber intentado datar los restos -dos molares y varios fragmentos de hueso- mediante un análisis con el método del carbono 14 para precisar lo mejor posible la época concreta en la que pudo vivir el animal. Por otro lado, la paleontóloga cree que sería interesante comprobar si los vestigios guardan material genético suficientemente bien conservado como para permitir secuenciar su ADN.

Datos sobre la dieta

Asimismo, Grandal considera que habría que ver si los restos conservan colágeno óseo en buen estado que pueda ser sometido a un análisis isotópico, lo que permitiría determinar cómo era la dieta del mamut. Si esto fuese posible, se obtendría una información de gran valor, ya que no hay datos sobre la alimentación de los mamuts de la península Ibérica. «En caso de poder realizar esos análisis -explica-, sería muy interesante compararlos con los que se conocen de otros mamuts hallados en el norte y centro de Europa, que vivieron en unos ecosistemas más fríos y áridos que los de la Península durante la última glaciación».

La paleontóloga puntualiza por otra parte que no hay certeza que de que se puedan realizar todas estas investigaciones con los restos del mamut de O Incio. «También es posible que no presenten las condiciones necesarias y que no se pueda hacer una datación por carbono 14 ni obtener datos genéticos ni de la dieta, pero si no se realiza ningún análisis no hay forma de saberlo», concluye.

Marco González, director del museo Luis Iglesias desde hace siete meses, dice por su parte no tener conocimiento de las tentativas realizadas en su día por los científicos del instituto coruñés para estudiar los dientes y los huesos del mamut de Buxán. «Pero de todas maneras, la posición del museo es la de facilitar el estudio científico de todos los materiales que conserva -afirma- y en caso de recibir una petición de ese tipo, se atendería siempre que sea hecha por investigadores de solvencia reconocida y que se garantice la conservación de las piezas». González añade que los científicos del Instituto Universitario de Xeoloxía cumplen estas condiciones y que por lo tanto no habría motivo para rechazar una solicitud en ese sentido. «Antes al contrario, porque cualquier dato nuevo que se pudiese obtener, como por ejemplo una datación fiable de la antigüedad de estos restos fósiles, le daría más interés científico a las piezas y al conjunto del museo», agrega.

Un hallazgo solitario que destaca en la Península

Los restos del mamut de Buxán fueron descubiertos por Ramón Pedreño, entonces jefe de canteras de la fábrica de cementos de Oural. El geólogo Isidro Parga Pondal se hizo cargo de los vestigios, que fueron estudiados y descritos en su momento por el paleontólogo Emiliano Aguirre -futuro primer director de las excavaciones de Atapuerca- y el geólogo Uxío Torre Enciso.

El yacimiento de fósiles de mamut más cercano al de O Incio es de Las Caldas, en Asturias. En esta comunidad y en el resto del área cantábrica se conoce un buen número de lugares que contienen huesos de estos animales. Otros yacimientos peninsulares de mamuts se encuentran en Cataluña, Madrid, Granada y la región centrooccidental de Portugal. Aurora Grandal considera probable que en Galicia se conserven otros fósiles de esta especie. «Lo más seguro es que se encuentren en las zonas bajas de terreno calizo de la provincia de Lugo, desde Mondoñedo hasta Becerreá», comenta.

 

un nuevo recurso turístico

El Ayuntamiento de O Incio tiene actualmente en marcha varias iniciativas encaminadas a hacer del mamut de Buxán un símbolo del municipio y un atractivo turístico. Una imagen del animal -a la derecha- es utilizada en la página municipal de Facebook y está pintada en el camión de recogida de basura. También está previsto crear una ruta de senderismo dedicada al mamut e instalar una reproducción del proboscídeo a tamaño natural en la capital del municipio

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El mamut de O Incio aún guarda secretos al cabo de 57 años