Si la ciencia es cultura

Deborah García EN GRAFITO

CIENCIA

08 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Hace unas semanas, se hizo público un descubrimiento científico suficientemente relevante como para que los medios de comunicación lo tratasen como noticia de portada: se había constatado la detección de las ondas gravitacionales.

No voy a hablarles de ondas gravitacionales, sino de cómo se trató esta noticia. Yo soy química, así que contra la creencia popular de que los científicos sabemos de todas las ciencias, no es así, mis conocimientos sobre ondas gravitacionales los considero bastante rudimentarios, en principio no mucho más profundos de los que debería tener cualquier persona con acceso a la cultura, que ha tenido la oportunidad de aprender. Lo normal es saber mucho sobre muy pocas cosas, y saber un poco de la mayoría. Lo que me encontré en varios medios de comunicación es que no se sabía ni un poco del tema y, lo significativo, no encontré en ese vacío cultural ni un ápice de sonrojo, de ese sonrojo que se revela como humildad. Me encontré con risas, palmadas en la espalda entre quienes no saben ni quieren saber, ni consideran importante saber, quienes recuerdan con guasa las imposibles clases de ciencias del colegio, que a la vista está, no habían pasado a formar parte de su cultura. Sucedió una situación que podría haberse resuelto con un elegante «no sé» -tan subestimado en estos tiempos en los que estamos a un par de clics de ser expertos en cualquier cosa-, en lugar de esas risas hirientes que sentí como un menosprecio a mi profesión.

Pensemos en esta misma situación protagonizada por una noticia de calado histórico. Imaginemos a unos tertulianos conversando sobre lo poco que saben del tema y que lejos de sonrojarse, se ríen, porque esas son cosas de historiadores, cosas que se estudiaron un día en el colegio, que no entran dentro de lo que llamamos cultura. No tardaríamos en referirnos a ellos como ignorantes y de los de la peor clase: ignorantes que hacen alarde de su ignorancia.