El Lugo escribe un nuevo capítulo de esta «rivalidad» moderna

Un gol del Lugo en Montilivi derivó en un botellazo al linier desde la grada


LUGO / LA VOZ

Salvo la entrada de Antonio Luna que provocó la lesión de Gerard Valentín en el partido de ayer, la violencia o la discordia no fueron protagonistas en esta ocasión. Sí lo fueron, tristemente, en alguno de los encuentros pasados entre estos dos equipos. El primer capítulo de esta «rivalidad» moderna lo protagoniza Fran Sandaza. El toledano abandonó el equipo lucense tras haber tenido problemas con vestuario y directiva y recaló en Girona. Sus declaraciones posteriores no sentaron bien en la ciudad amurallada y se convirtió en uno de los objetivos de la afición albivermella cada vez que se enfrentaban a los catalanes. Además, no se cortaba a la hora de celebrar ante su exequipo. Más polémica todavía.

Sin embargo, la situación explotó el seis de junio del 2015. El Girona se jugaba el ascenso directo a Primera División, donde nunca había estado en su historia. En la última jornada del campeonato recibían, claro, al Club Deportivo Lugo. Con el propio Sandaza en las filas de los locales, el Lugo salió al campo como si se jugase la vida. Pablo Caballero, que terminaría siendo protagonista, comentó tiempo después «¿Voy a ir a Girona a que me ganen? No me entra en mi cabeza». Era el día ideal para que pasase algo. Y pasó.

Cuando todo parecía listo para el ascenso, con el Girona ganando a falta de cuatro minutos para la conclusión y para el ansiado ascenso, Caballero se elevó por encima de todos, remató un balón colgado al punto de penalti, picado y a contrapié del portero. Gol y empate a uno. Un jarro de agua fría para el Girona. Todo empeoró todavía más cuando Lejeune replicó en el área opuesta con un cabezazo que también entró, pero fue anulado -con acierto- por el linier.

En las protestas, sucedió lo indecible. Un espectador lanzó una botella, que impactó en la cabeza del juez de línea, desatando la histeria. El partido se suspendió a falta de 40 segundos. Después, golpes, insultos y alguna cosa más sucedió sobre el campo y sobre la grada. Cuando parecía finiquitada la locura, el colegiado mandó disputar los segundos que faltaban. Una calamidad. El resultado no se movió y el Girona se quedó en Segunda.

Con la victoria de ayer, el Lugo escribe una nueva página de esta rivalidad contemporánea, que se sabe cómo empezó, pero no cómo terminará.

El nuevo Lugo de Mehdi Nafti vence con brillo al Girona en casa (3-0)

André S. Zapata

Es la segunda victoria del Lugo tras la llegada del tunecino, que ha cambiado radicalmente la actitud del equipo

El nuevo Lugo de Mehdi Nafti ya carbura y sigue impresionando a propios y extraños tras dos victorias consecutivas. La de ayer, especialmente esperanzadora dado el gran juego que exhibieron los lucenses. Victoria 3-0 y ya son nueve puntos en la clasificación general.

Los locales arrancaron el partido respetando a uno de los cocos de la categoría, el Girona. Su plantilla —potenciada por el acuerdo de colaboración que mantienen con el Manchester City—, historia, reputación y aspiraciones acreditan que no son un club que peleará por los mismos objetivos que los locales. Aún así, el 4-2-3-1 con el que salieron los lucenses parecía funcionar en los primeros compases del partido, ya que el centro del campo del Girona no estaba cómodo y la fluidez entre las zonas de ataque brillaba por su ausencia. Además, el Lugo volvía a encomendarse a las cabalgadas de Gerard Valentín por la derecha para comenzar a amenazar la portería del exalbivermello Juan Carlos, como llevan haciendo desde que el catalán se incorporó a la plantilla.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lugo escribe un nuevo capítulo de esta «rivalidad» moderna