El Lugo cambia la historia

Cumplirá nueve temporadas consecutivas en Segunda División convertido en un clásico y tras clasificarse por primera vez como segundo equipo de Galicia


REDACCIÓN / LA VOZ

La historia del Lugo cambió para siempre con aquel penalti de Manu en el Carranza, la noche del San Juan de 2012. La entidad rojiblanca regresaba al fútbol profesional dos décadas después. Pero si en su primer intento el paso fue efímero, el club lucense se ha consolidado ahora como uno de los grandes clásicos de la categoría y, por primera vez, es el segundo equipo de Galicia.

La decimosexta plaza que consiguieron los soldados de Juanfran gracias a un esprint final espectacular los hace acabar la Liga por primera vez en su historia por delante del Dépor, que aún espera una resolución al caso Fuenlabrada para no perder la categoría.

Aunque para la parroquia lucense también son motivo de orgullo los 52 puntos, 14 de ellos en las seis últimas jornadas, que hacen que no haya ninguna duda de que competirán por novena temporada consecutiva en Segunda. Solo el Alcorcón lleva más campañas seguidas en la división de plata, a la espera de que se consume el descenso del Numancia.

El cuadro soriano enlazaba once años en la segunda categoría desde que bajó de Primera en el 2009. Los alfareros, por su parte, han cumplido una década en el fútbol profesional tras su ascenso desde Segunda B en 2010. Entre los demás conjuntos de Segunda solo se acercan al Lugo el Real Zaragoza, que podría poner fin a siete campañas seguidas en Segunda si triunfa en el play off de ascenso, y el Tenerife que acumula seis desde que escapó de la división de bronce.

Oho temporadas de plata, en números
Oho temporadas de plata, en números

130 jugadores y diez entrenadores en ocho cursos

Aunque en el Ángel Carro intenten disfrutarlo al máximo, lo cierto es que en su particular era de plata el Lugo se ha acostumbrado a vivir al borde del precipicio. En sus 336 partidos consecutivos en Segunda los lucenses han perdido más (122) de lo que han ganado (104) y eso ha provocado continuos giros en la planificación.

Tanto es así que en estas ocho temporadas han contado con diez entrenadores distintos (Setién, Milla, José Durán, Luis César, Francisco, Javi López, Monteagudo, Eloy Jiménez, Curro Torres y Juanfran) y 130 futbolistas.

Entre todos ellos, solo dos, Fernando Seoane y Carlos Pita, han vivido desde el verde esta etapa al completo. No en vano, la irrepetible pareja de mediocentros está compuesta por los dos hombres que más partidos han disputado en Segunda con la camiseta del Lugo.

Seo supera los 300

Seoane alcanza 301 y Carlos Pita 270. Completa el podio el extremo canario Iriome, otro de los jugadores clave desde que llegó en el 2014, con 206 encuentros. Nadie más alcanza los 200, aunque se queda cerca el histórico lateral zurdo Manu, con 180. El portero vigués José Juan disputó 132 encuentros con el club lucense en la categoría de plata del fútbol nacional.

Con el gol de la salvación, Herrera se coloca como pichichi histórico del club

Uno de los grandes culpables del milagro del Lugo es Cristian Herrera. El pichichi canario fue la mejor baza ofensiva del equipo rojiblanco, con doce goles, pero fue especialmente decisivo en las tres jornadas finales, en las que anotó cuatro tantos. Contra el Girona estableció el definitivo empate a dos en el minuto 96, contra el Tenerife (1-2) abrió la lata y en el duelo decisivo contra el Mirandés anotó el doblete que valió la remontada y desató el delirio para los hombres de Juanfran García.

El segundo de sus goles, que llegó en el minuto 84, tuvo además un premio especial porque lo convirtió en el máximo goleador histórico del Lugo en Segunda. Tras su llegada del Girona en el 2017, Herrera acumula 29 goles en 114 encuentros con la camiseta rojiblanca. Su progresión, además, es claramente ascendente, con siete dianas en el primer curso, diez en el siguiente y doce en el último.

Superó al ahora delantero del Tenerife Joselu Moreno, que fuera pichichi de la división de plata en 2016-17. El onubense, eso sí, necesitó bastantes menos partidos (59) para alcanzar los 28 goles.

Un mediocentro, el capitán Carlos Pita -junto a Seoane el único que estuvo en el Lugo estas ocho temporadas-, es el siguiente en el ránking con 21 tantos. Marcó los mismos el punta argentino Pablo Caballero, recordado especialmente por el que chafó el ascenso del Girona y se lo puso en bandeja al Sporting de Gijón en el 2015. El top cinco lo completa Iriome (19), seguido de Óscar Díaz (15), Vincenzo Rennella (13) y el canterano Iago Díaz (11).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

El Lugo cambia la historia