El Lugo no entiende de remontadas

Los rojiblancos no han conseguido ganar ninguno de los trece partidos en los que se vieron por detrás en el marcador y solo en cinco evitaron la derrota


lugo / la voz

El travesaño escupió el balón en la falta que lanzó Pita en el descuento del partido ante el Cádiz y evitó que el Club Deportivo Lugo consumara la primera remontada de la temporada. Levantar resultados adversos se ha convertido en un reto imposible para el ejército rojiblanco, que ha sido incapaz de ganar alguno de los trece partidos en los que estuvo por debajo en el marcador y solo en cinco de ellos pudo rescatar un punto.

Ante el Oviedo, en el Carlos Tartiere, Cristian Herrera evitó la derrota (1-1) con un tanto cuando se consumía el descuento, y en la siguiente salida, a Elche, fue Borja Domínguez quien neutralizó el gol inicial del equipo ilicitano y firmó las tablas (1-1). Idéntico resultado lograron los albivermellos ante el Racing, el Málaga y el Cádiz después de ir perdiendo por 1-0 merced a los tantos de Manu Barreiro, Carlos Pita y Carrillo respectivamente. Alcorcón (2-4), Tenerife (1-4), Las Palmas (0-2), Girona (3-1), Sporting (1-2), Almería (0-4), Rayo (1-0) y Extremadura (1-0) fueron los equipos que lograron conservar e incluso estirar su ventaja delante de la escuadra lucense.

Históricamente, el Lugo no es un especialista en remontadas. La temporada pasada logró solo una, ante el Numancia en el Ángel Carro, pero lo hizo a la heroica levantando un 0-2 en contra. Fue durante el curso anterior, el 2017-2018, cuando los rojiblancos sumaron el mayor número de remontadas en la categoría de plata. Se produjeron ante el Zaragoza (2-1), el Barcelona B (1-2), el Granada (2-1) y el Alcorcón (2-1). Antes había logrado tres en la 16-17 y la 14-15, dos en la 12-13 y solo una en la 92-93 y 13-14.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Lugo no entiende de remontadas