carballo / la voz

Contra todo pronóstico debido al mal tiempo meteorológico de los últimos días, el segundo Carballo Trail Race, disputado este domingo, fue todo un éxito. De los 363 inscritos, participaron finalmente 285 deportistas; ambas cifras mucho más altas que las de la primera edición. En la línea de salida, situada en la playa de Razo, el termómetro marcaba 4 grados a las 9.30 horas. No obstante, salvo ese frío mañanero, tanto el viento (una ligera brisa) como la marea (baja) acompañaron. Más tarde saldría el sol, que no se marchó hasta una vez terminada la prueba.

Los atletas bordearon la costa por Santa Mariña, monte Neme y Cances, donde estaba la meta del trail corto de 11 kilómetros. Los de la distancia larga, de 30, continuaron por Liñeiro, para seguir el curso del río Anllóns cerca de Sísamo, Bas y A Cepeira. Más tarde se adentraron en el casco urbano por el paseo fluvial desde el Muíño do Quinto hasta Bértoa, hasta terminar en la rúa Vila de Corcubión, donde desde de las 14.00 horas se entregaron los premios a los primeros clasificados de cada categoría.

Problemas con la señalización

Tan solo hubo un percance. Y no fue que el camino del recorrido estuviera enlamado, aspecto que caracteriza a estas pruebas de montaña. Explicaba Techo Vales, de Media Ducia (una de las agrupaciones, junto con Protección Civil Carballo y Gadisa, que colaboró en el desarrollo de la prueba oficial de la Federación Galega de Atletismo, organizada por el Concello), que hubo confusión por parte de los participantes con la señalización en dos puntos del trayecto. Y no por casualidad, si no, más bien, porque alguien modificó las balizas. Cabe recordar que esto mismo sucedió hace una semana en la Quedada BTT dos Callos de A Laracha.

Estos obstáculos provocaron que varios atletas se desviaran del recorrido inicial y que hubiera problemas a la hora de saber quiénes eran los primeros clasificados. No obstante, gracias a la cordura de los corredores, todo se quedó en un contratiempo solucionable. Entre ellos, acordaron quién llevaba ventaja en el momento de producirse el caos.

Los mejores atletas

El carballés Carlos Bardanca, de 40 años, revalidó el título de campeón absoluto del trail largo en un tiempo de 2 horas y 28 minutos. Este atleta federado en la modalidad de montaña, entrena en su localidad aunque compite con el club Xesteiras, de Cuntis. Es por ello por lo que participar en esta prueba le hace especial ilusión: «O que máis me gusta do Carballo Trail Race é a organización, que o fai moi ben, e a xente, que son veciños», expresó. Sobre esta segunda experiencia, comentó: «O tempo que fixen foi peor que o do primeiro ano debido a que me perdín. Pero estou moi contento porque foi moi levadío e non granizou». No aseguró una tercera participación pero, como él dice «¡Deus dirá! Eu compito para divertirme, non para gañar, e voume apuntando segundo me vén ben ou mal, xa que non vivo desto».

En el mismo recorrido, pero en categoría femenina, María Ferreiro Pérez fue la mejor. Completó los 30 kilómetros en 2 horas, 50 minutos y 13 segundos. Se trata de una atleta ourensana de 33 años, federada en las modalidades de asfalto y trail. Integrante del club Burgas, participó por vez primera en esta prueba este domingo: «Vina na páxina web de carreiras galegas e non o dubidei», dijo . Le pareció «moi rápida» y «con unhas vistas impresionantes». No obstante, el «abundante barro» la dejó «moi cansada». El último aliento lo empleó para expresar que volvería.

Los mejores del trail corto fueron el carballés Javier Seoane (57 minutos y 6 segundos) y la coruñesa Maite Salgado (1 hora, 19 minutos y 10 segundos). Hubo mucho nivel en general.

Incidentes

A mayores de la modificación ajena de la señalización, hubo dos esguinces de tobillo de dos participantes a los que hubo que rescatar en la bajada de Monte Neme a Cances. Además, un pastor alemán acompañó a los atletas durante 20 kilómetros. Tras ser identificado mediante el microchip por la Policía Local, se le entregó a su propietario.

Hubo callos y disfraces, pero destacó el trato al medio ambiente

Gran parte de la organización animó el día con vistosos disfraces. Esta misma innovó el avituallamiento final en esta segunda edición al incorporar callos realizados por la Casa Collazo, del municipio. El concejal de Deportes, Marcos Trigo, hizo entrega de trofeos y medallas a los mejores clasificados. Pero lo más destacado fue el buen trato que se le dio al medio ambiente. Cada participante llevó su propio envase para la bebida y se utilizaron cintas de tela para marcar el entramado y platos de metal en sustitución del plástico en los avituallamientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El segundo Carballo Trail Race fue más exitoso en todos los sentidos