Efectos


La ley autonómica ha dado que hablar y, sobre todo, que actuar. El miedo a las multas hace moverse, a la vista está. Sobre el papel, nada que reprochar a la iniciativa, porque todo lo que sea impedir incendios es de aplaudir. Otra cosa son los efectos secundarios, desde el que se aprovecha para talar todo lo que quiere sin los filtros de los permisos, hasta aquellos que quieren cortar y no encuentran quién lo haga. Solo queda doblar la espalda.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Efectos