Informe de la ONU: La Tierra se dirige hacia un escenario sin precedentes

El documento de Naciones Unidas sobre los océanos y la criosfera alerta de un aumento de los fenómenos extremos, el aumento del nivel del mar y la pérdida de hielo.

Imagen de la Nasa de un iceberg flotando en el estrecho de McMurdo, en la Antártida
Imagen de la Nasa de un iceberg flotando en el estrecho de McMurdo, en la Antártida

La fiebre del planeta sigue subiendo y la receta para frenarla resulta insuficiente, tal y como reconoció Naciones Unidas al finalizar la cumbre de Nueva York. Hoy la ciencia ha vuelto a detallar algunos de los síntomas que está provocando el ascenso de la temperatura media global. El Panel de Expertos sobre Cambio Climático de la ONU (IPCC) ha dado a conocer en un nuevo informe los efectos que el calentamiento produce en los océanos y la criosfera.

El documento fue aprobado por unanimidad por los científicos representantes de los 195 países miembros el pasado lunes en Mónaco, tras una última sesión maratoniana de 27 horas. Arabia Saudí se negó a sellar el acuerdo hasta que se borrase una referencia al informe del 2018 que recomienda reducir las emisiones de dióxido de carbono a la mitad antes del 2030, algo que finalmente consiguió eliminar.

«Cando un documento do IPCC se aproba por consenso quere dicir que todos coincidiron incluso nas comas que leva o informe. O que se fai é proxectar nunha pantalla xigante unha frase detrás doutra. Cada un dos países ten que estar de acordo co seu contido e sobre como está escrita» explica Juan Antonio Añel, investigador de la Universidade de Vigo que ejerce de revisor del IPCC.

Los datos publicados hoy están avalados por cientos de científicos de todo el mundo que han colaborado en la elaboración de este informe durante un período que suele oscilar entre dos y cuatro años. «A xente non é consciente de todo o traballo que hai detrás. Primeiro márcase unha data límite a partir da cal teránse en conta as publicacións científicas. Despois os autores principais deseñan un borrador específico sobre unha determinada sección de cada un dos capítulos. A continuación envíase aos revisores expertos, que aportan os seus comentarios e que teñen que ter unha resposta dos autores. Faise un segundo borrador coas incorporacións dos revisores, que é o que chega ás reunións finais», dice Añel, científico de la atmósfera en el grupo Ephyslab. En el texto han participado más de 100 autores de 36 países, que han revisado alrededor 7.000 publicaciones. 

El IPCC publicó en agosto su último informe Suelo y seguridad alimentaria en el que reclamaba un cambio en el uso forestal y agrícola del suelo y calificaba de insostenible el modelo actual de generación de alimentos a escala global.

El documento tiene una notoriedad todavía mayor por sus implicaciones sobre dos ecosistemas vitales para los seres humanos, los mares y los espacios helados. El océano representa el auténtico pulmón de la Tierra y supone una fuente inmensa de riqueza. Pero las amenazas son muchas y diversas. La emisión de gases de efecto invernadero asociada a la actividad humana no solo aumenta la temperatura del aire. La circulación atmosférica y oceánica están conectadas e incluso se retroalimentan. Desde 1950 la temperatura del agua ha aumentado más de un grado y las previsiones apuntan a un incremento de hasta cuatro a finales de siglo.

Otro de los efectos tiene que ver con la disminución de la concentración de oxígeno, que se traduce en un aumento de las llamadas zonas muertas. Además, las especies que viven en los océanos están sufriendo una presión sin precedentes debido a la sobrepesca.

También preocupa el aumento del nivel del mar por la dilatación térmica y de los ciclones intensos, ya que un océano más cálido ocupa más lugar del que le corresponde y evapora con mayor fuerza, aumentado el potencial para generar precipitación. En el peor de los casos el aumento podría ser de un metro, un riesgo para el diez por ciento de la de la población mundial, unas 700 millones de personas, que viven en las zonas costeras bajas. El IPCC también avisa del impacto de las olas de calor marinas.

Un mundo con menos hielo

El informe confirmará el retroceso de las grandes masas heladas de la Tierra. Un contratiempo muy serio para las millones de personas que dependen del agua de los glaciares. Además, la ausencia de nieve favorece el calentamiento. El blanco tiene un albedo muy elevado, rebota casi toda la radiación solar que le llega. Sin él, la superficie terrestre y oceánica absorberá más radiación, favoreciendo que suban las temperaturas.

Los expertos advierten sobre una amenaza que el derretimiento del hielo dejará al descubierto: el permafrost. El suelo helado liberará enormes cantidades de metano, un gas de efecto invernadero mucho más poderoso que el dióxido de carbono.

La Tierra se está quedando sin permafrost

XAVIER FONSECA

Los expertos califican como «bomba de relojería» la pérdida del suelo helado que liberará toneladas de metano

En invierno la temperatura del suelo en Asturias puede alcanzar valores bajo cero. A medida que aumenta la radiación solar con el avance de las estaciones, se descongela. Sin embargo, hay lugares en la Tierra en los que el suelo siempre permanece congelado independientemente de la época del año. Esa superficie recibe el nombre de permafrost. «Existen dos tipos: El que se encuentra en las latitudes altas como en Siberia o Alaska y el que hay en las zonas de montaña. En España todavía queda algo de permafrost en los Pirineos», explica Raúl Martín, doctor en geografía de la Universidad Autónoma de Madrid.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Informe de la ONU: La Tierra se dirige hacia un escenario sin precedentes