Carlos Alberto Pardavila: El laureado corredor de trato afable que sumaba amigos allí por donde pasaba

Participó en pruebas de atletismo hasta que comenzaron a flaquearle las fuerzas

la voz
Ribeira / la voz

Una meningitis sufrida de pequeño condicionó el destino de Carlos Alberto Pardavila, pero no constituyó un impedimento para el desarrollo de una de sus mayores aficiones: correr. Una de sus primas, Segunda Fernández, con la que residió durante los últimos diez años, comentaba que participó en pruebas de atletismo hasta que comenzaron a flaquearle las fuerzas.

Sus esfuerzos en la competición tuvieron recompensa, porque consiguió varios premios y, comenta su pariente, recibió placas a modo de reconocimiento en Ribeira, Carreira y A Pobra do Caramiñal.

Carlos Alberto Pardavila nació en A Pobra, donde residió hasta que sus padres fallecieron, después se marchó a vivir con un familiar en Palmeira. En todos los lugares en los que estuvo se granjeó el afecto de la gente y su prima explica que era muy conocido en Ribeira, A Pobra y Palmeira.

De trato afable, le encantaba pasear y conversar con los vecinos. Siempre estaba dispuesto a echarles una mano y eran muchos los que recurrían a Pardavila Santiago para solicitar su colaboración o, simplemente, disfrutar de un momento distendido bromeando.

Carlos Alberto Pardavila falleció el miércoles. Sus amigos tuvieron ocasión de despedirlo en el velatorio de Cristóbal Colón y en el funeral que tuvo lugar en la tarde de ayer en la iglesia parroquial de Palmeira.

Sus restos mortales fueron incinerados en la intimidad familiar en Boisaca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Carlos Alberto Pardavila: El laureado corredor de trato afable que sumaba amigos allí por donde pasaba