La llave del coche estaba en Facebook

Una coruñesa halló, en apenas unas horas, a una joven arousana que había perdido un llavero en el tren


vilagarcía / la voz

Una es de A Coruña, la otra de Vilanova. Hasta el pasado miércoles, Luisa Domínguez y Laura Padín eran dos extrañas que solían coincidir en el tren. La primera se sube a él en Pontevedra, la ciudad donde trabaja, para regresar cada noche a su casa en la ciudad herculina. La segunda es una joven vilanovesa que estudia en la Universidade de Vigo, y que viaja en tren hasta Vilagarcía. En el aparcamiento de la estación la espera su coche, con el que cubre los kilómetros que la separan de su casa. Los caminos de estas dos mujeres se enlazaron el pasado miércoles. Y todo, por culpa de una llave.

«Como todos los días cogí el tren de las 19.35 en Vigo. En el camino, saqué la llave del coche del bolsillo y la dejé sobre una chaqueta, en el asiento. No sé exactamente cómo, pero cuando me bajé del tren en Vilagarcía me di cuenta de que no la tenía. Me volví a subir para ver si se me había caído pero no la encontré. En realidad no pude mirar mucho, porque el tren arrancaba». Habla Laura Padín, cuyo gesto ansioso y preocupado no pasó desapercibido a la mujer que viajaba en un asiento próximo al suyo. Era Luisa. Ella siguió su camino hasta A Coruña y, cuando echó la mano a su mochila, que tenía en el suelo, se tropezó con una llave que no era suya. «Enseguida supe que era la de la chica que se había bajado en Vilagarcía», explica esta buena samaritana. Reconoce que se quedó unos instantes perpleja, pensando qué hacer para devolver aquel minúsculo objeto a su propietaria. «Lo primero que se me ocurrió fue ir a objetos perdidos, pero no me hicieron mucho caso, la verdad», cuenta. Así que decidió llevarse la llave a casa, pensando en «parar un día en la estación de Vilagarcía y entregarla allí». Pero de camino se le ocurrió otra idea. ¿Por qué no echar mano de las redes sociales?

«Le dije a mi marido que dudaba mucho de que fuese a servir de algo. Pero hacer la publicación no me llevó nada de tiempo. ¿Qué iba a perder?», cuenta Luisa. Hizo una foto de la llave y la acompañó de un texto en el que explicaba que ese objeto se le había caído a una chica que se había bajado del tren en Vilagarcía. «A ver si entre todos la encontramos», decía. Y a partir de ahí, Facebook hizo su magia.

En unas horas

Mientras el algoritmo trabaja y la publicación empieza a circular, volvemos con Laura. «El miércoles tuve que dejar el coche en la estación». Ya en casa, le contó a un amiga lo que le había ocurrido. Y esta se lo contó a otra amiga. Y fue esta última la que se tropezó, por casualidad, con la publicación que había realizado Luisa, y que había rebotado ya casi 2.000 veces por los muros de Facebook.

«Colgué la publicación en mi muro a eso de las nueve de la noche, y a las once y media ya estaba hablando con la chica. La verdad, no me imaginaba que la cosa fuese a ser tan rápida», cuenta Luisa, que ayer volvió al tren y, a las ocho de la tarde, cuando este hizo su parada en Vilagarcía, se asomó para entregar la llave perdida a su propietaria.

Laura le está profundamente agradecida. «Si no apareciese iba a ser un trastorno para mí. No tenía copia de repuesto y si no la encontraba iba a tener que cambiar la cerradura del coche, el encendido... Fue una suerte enorme que fuese esta chica la que encontró la llave, porque cualquier otra persona la habría dejado allí, o como mucho en objetos perdidos de A Coruña», razona la vilanovesa. Pero en esta ocasión, la solidaridad ha funcionado. Y ha encontrado su camino a través de las redes sociales.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La llave del coche estaba en Facebook