Guerra a la estrictina en el monte

Marcos Gago Otero
marcos gago PONTEVEDRA / LA VOZ

VALGA

RAMON LEIRO

Medio Ambiente, con el aplauso de los cazadores, endurece su lucha contra el veneno

23 abr 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

El depósito de veneno en el monte o en espacios abiertos como calles y parques es un delito. Una práctica que tiene mala fama, que está perseguida y que cada año, según admite la Xunta, causa la muerte de animales tanto silvestres como perros de caza. Pontevedra es, junto con A Coruña, la provincia donde se dan más casos. Concretamente el 38,2 % de los envenenamientos confirmados se produjeron en la provincia pontevedresa. La Consellería de Medio Ambiente publicó el pasado martes la nueva normativa contra el uso ilegal de veneno en el medio natural y estableció una línea de actuación para erradicarlo. La Federación Provincial de Caza ya ha confirmado su aprobación a esta normativa y su apoyo a la aplicación de un duro régimen de sanciones.

¿Cuál es el veneno más frecuente en el monte pontevedrés? La Dirección Xeral de Patrimonio Natural lo tiene claro: la estricnina. El tradicional recurso para acabar con las ratas en las viviendas también es el principal culpable de la muerte de animales en el monte, pero también en calles de villas de la comarca.

En el período 1997 a 2016, el departamento autonómico ha detectado 64 episodios sospechosos en la provincia y que fueron tratados como presuntos casos de envenamiento. De esta cifra y por diversas razones, solo se pudo confirmar la presencia de veneno en 47 episodios. La estricnina se lideró esta relación al encontrarse en 29 de las muestras positivas de veneno. Hay otros productos que también matan, por ejemplo, en Moraña, se encontró un cebo con metiocarb en ese período de referencia.