«Estamos tranquilos, pero aún no del todo», dice la plantilla de Vestas en Viveiro

La multinacional traslada que seguirá invirtiendo en Chavín

.

viveiro / la voz

«Estamos tranquilos, pero aún no del todo». Esta frase de un representante sindical en la fábrica de Vestas en Viveiro resume, seguramente, el estado de ánimo de la plantilla en este momento, unos doscientos trabajadores en total, entre fijos y temporales.

«Siempre está la mosca detrás de la oreja, siempre queda algo de preocupación, porque no hay que olvidar que hace muy poco tiempo la idea de la multinacional era la de deslocalizar sus centros en Europa», recordaba este mismo representante de UGT.

Es verdad que en principio el anuncio de intenciones manifestado por los directivos de Vestas ante la ministra de Transición Energética, Teresa Ribera, de continuar invirtiendo en la fábrica viveirense, situada en Chavín, les concede en principio la tranquilidad necesaria que precisaban los más de doscientos trabajadores y sus familias, especialmente después de saber semanas atrás que Vestas cerrará su planta en León, para la que trabajaban en buena parte desde el centro viveirense.

La propia alcaldesa de Viveiro, María Loureiro, recordaba días atrás a este diario que hace escasas semanas directivos de Vestas se habían reunido con los técnicos municipales comunicándoles su intención de ampliar la superficie de las instalaciones situadas en la zona de Chavín (próxima a donde se celebra la popular romería de Naseiro). Esta circunstancia y el hecho de que en Viveiro Vestas sí ha abierto una nueva línea de producción de paneles eléctricos, generan buenas expectativas y confianza en el momento actual y también en el futuro.

Así lo destacaba ayer de nuevo la alcaldesa de Viveiro: «Estas acciones y estos pasos por parte de la empresa para afianzarse en Viveiro como centro importante nos dan pie para ser en principio optimistas; nada hace pensar lo contrario», señalaba.

Tanto desde el Ayuntamiento viveirense como desde la Xunta la multinacional ha tenido todo tipo de apoyos y facilidades para su asentamiento y para ampliar posteriormente sus instalaciones.

Participación del Gobierno

«Estamos algo más tranquilos porque al fin el Gobierno se interesó por las fábricas de Vestas y por la situación de los trabajadores [a raíz del anuncio del cierre en León] y parece que va a participar con la multinacional en la negociación de manera directa, y eso sí es importante», admitía Eladio Quelle, representante sindical de UGT.

El Gobierno tiene en marcha el proyecto de ley de cambio climático y de transición energética hacia las renovables, entre ellas, naturalmente, la eólica. En este contexto tuvo lugar el pasado lunes la reunión entre los directivos de la multinacional Vestas y los ministerios de Energía, Comercio e Industria y de Transición Energética.

Vestas, conviene recordar, también tiene intención de mejorar la planta de Daimiel (Ciudad Real). Para ambas fábricas (Viveiro y Ciudad Real) aún se tramitan subvenciones. De hecho tras la reunión del lunes, se resaltaba la intención de los directivos de la multinacional eólica de convertir las dos factorías en referentes de producción para Europa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«Estamos tranquilos, pero aún no del todo», dice la plantilla de Vestas en Viveiro