La dirección de Vestas traslada a la plantilla que el cierre en León no afectará a Viveiro

Los empleados recelan y consideran «case imposible» que la clausura súbita de esa fábrica no repercuta en la única de Galicia


viveiro / la voz

El cierre de la fábrica de Vestas en Villadangos del Páramo, en León, que supondrá el despido de cerca de 400 trabajadores directos -aparte de un millar indirectos de las empresas auxiliares-, continúa generando una gran inquietud en Viveiro, donde la multinacional danesa tiene una factoría. La única que posee en Galicia. Y sigue atentamente lo que sucede en León porque hasta ahora surtía a aquella de generadores eólicos.

La fábrica de A Mariña emplea a 210 operarios: 110 fijos y alrededor de 100 temporales. Todos ellos seguían ayer trabajando con normalidad, distribuidos en dos turnos, uno de mañana y uno de tarde. Con el objetivo de «dar explicaciones» sobre lo ocurrido en León, la dirección de la planta viveirense convocó una asamblea en la que, según UGT, que preside el comité sindical, aseguró a la plantilla que «en principio» la clausura de la fábrica leonesa no va a afectar a la mariñana. «Pero iso é case imposible. Nós non o cremos», señaló ayer el secretario de la Federación de Industria de UGT Costa Lucense, Eladio Quelle. «Dixéronlles que en lugar de facer xeradores de tres megavatios, que eran os que mandaban a León, os van facer de dous, e aí xa entran outros temas que van facer que a fábrica sexa cada vez menos competitiva», expuso.

La alcaldesa de Viveiro, María Loureiro, reconoció que el Ayuntamiento está «a la expectativa», puesto que Vestas es un puntal del tejido productivo del municipio en particular, y de la comarca de A Mariña en general. Sin embargo, se mostró prudente y afirmó: «En este momento no hay ningún dato que nos lleve a pensar que la fábrica corre peligro». En esa línea añadió que el grupo danés sigue realizando a buen ritmo gestiones para el proceso de legalización de la planta, que no está concluido, y que incluso ha negociado recientemente con algunos propietarios la compra de terrenos para la ampliación de la factoría, que está situada en la parroquia de Chavín. «Es un tema que nos preocupa a todos, pero por ahora todo nos indica que [Vestas] quiere quedarse aquí. Aún estuvieron en julio sus técnicos con técnicos municipales», explicó.

Mientras, la situación en la factoría leonesa sigue caldeada y los trabajadores de la fábrica intentan por todos los medios salvar su puesto de trabajo. El comité de empresa ha iniciado ya negociaciones con los sindicatos que representan a las empresas auxiliares, y suministran a la compañía de la multinacional, para que se unan a la protesta. El objetivo es el de tratar de evitar el inminente cierre de la factoría de Villadangos. «Se trata de hacer la mayor presión posible», apuntaban fuentes del comité.

Destapar el caso en Europa

Durante la mañana de ayer los ánimos de los manifestantes asentados en el campamento permanente localizado a las puertas de la fábrica -para evitar la salida de motores- estaban algo más altos. La reunión mantenida por el comité con la Junta de Castilla y León y con el Gobierno, y la indignación de las administraciones ante lo que han considerado una «deslealtad» de la empresa danesa con España han dado un halo de esperanza. «Nosotros lo veníamos advirtiendo desde hace semanas y las distintas administraciones se creyeron la versión de Vestas, que ya ha utilizado en otros países con el mismo propósito, por lo que ahora se sienten engañados, algo que puede jugar a nuestro favor», explicaban los trabajadores. Representantes de PSOE y PP llevarán el caso a la Eurocámara para que se conozca la «forma de actuar de una empresa como Vestas», perceptora de ayudas públicas y que «presume de responsabilidad social con sus empleados», según apuntaba la Junta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La dirección de Vestas traslada a la plantilla que el cierre en León no afectará a Viveiro