«El parque de aventuras de San Roque funciona bien porque ahora la gente busca más naturaleza»

Lucía Rey
lucía rey VIVEIRO / LA VOZ

A MARIÑA

XAIME RAMALLAL

Uno de los socios de la empresa de turismo activo de Viveiro Roqsport, Pedro Esmorís, explica que visitantes de toda Galicia demandan alternativas que «huyan» de las aglomeraciones

20 abr 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Sin lanzar las campanas al vuelo, el pasado puente de San José parece haber marcado un antes y un después en la pandemia del coronavirus. Aunque Galicia estaba perimetrada, algunas empresas dieron a partir de ese momento algunos pasos para volver a funcionar. Fue el caso de Roqsport, empresa de Viveiro de turismo activo. «Empezamos con los quads, con una ratio de un monitor por cuatro clientes. Ahora la ratio ha subido un poco», explica Pedro Esmorís, socio de una empresa especializada en organizar actividades vinculadas al deporte y a la aventura.

Roqsport gestiona además el parque de aventuras de San Roque, puesto en marcha por la Comunidad de Montes en la reserva de fauna que hay en la cima del monte, y en el que los visitantes pueden disfrutar de distintos juegos en altura entre los árboles, circuitos o tirolinas en un entorno incomparable. «El parque está funcionando bien porque en él no hay problemas de aforo y ahora la gente busca naturaleza, escapar de las multitudes y de las aglomeraciones», reflexiona Esmorís.

Poco a poco, el sector turístico parece estar volviendo a moverse, aunque con todas las precauciones para evitar riesgos y posibles contagios de coronavirus. A distintas poblaciones de la comarca mariñana han llegado en las últimas semanas, especialmente durante la Semana Santa y los fines de semana, personas procedentes de otras poblaciones de Galicia, como Ferrol, Ourense, A Coruña... «Ahora hay gente que por la mañana, por ejemplo, viene para hacer surf en la escuela y por la tarde viene al parque de aventuras», relata Esmorís, que también destaca el auge de las autocaravanas. Cada vez hay más gente que las alquila para disfrutar de un tiempo de ocio diferente, en contacto directo con la naturaleza.

Sin kayaks ni «paintball» aún

Otras actividades del nutrido catálogo de Roqsport, como los kayaks o el paintball, ente otras, tendrán que esperar todavía un tiempo para ser retomadas. También las propuestas de animación, como los hinchables, o la organización de campamentos.

En el parque de aventuras también se promueven actualmente cumpleaños, puesto que se pueden formar grupos con un máximo de ocho niños. «Si hay más los separamos en grupos de ocho y cada uno tiene su pícnic, y en los árboles ya hay que tener separación», relata.

Una de las contradicciones que ha traído la pandemia afecta a las empresas de turismo activo. Según Esmorís, este tipo de negocios han visto muy limitada su capacidad para organizar, por ejemplo, rutas de senderismo o caminatas. Algo a lo que sí se ha empezado a autorizar en cambio a administraciones y a colectivos sin ánimo de lucro. «Es competencia desleal porque no tiene sentido que seamos profesionales, estemos pagando autónomos y nos lo restrinjan», indicó.