O Salnés se queda a medio gas

El cierre de la hostelería y las restricciones a la movilidad se dejan notar en las calles. Las piscinas de Cambados y Vilagarcía siguen abiertas, pero con actividades limitadas. Las policías locales reciben un aluvión de llamadas de ciudadanos con dudas