París, una ciudad fantasma

Blindada frente a las protestas de los chalecos amarillos, museos, tiendas y restaurantes cierran sus puertas ante el miedo de sufrir ataques


Comentarios