La cultura no se detiene

Una treintena de niños y adultos pudieron disfrutar de la magia del teatro familiar en una función con aforo limitado en Touro