El Deutsche Bank no levanta cabeza

Al Gobierno alemán le preocupa la incapacidad del primer banco del país para ser rentable y recuperar la confianza de los mercados. Los casos de corrupción lastran a la entidad