Brotes verdes, pero penúltimos

El Celta mejora su línea de juego, gana solidez defensiva, aumenta sus llegadas al área y aprende a competir, pero cae a la decimonovena posición después de ocho jornadas consecutivas sin ganar