Primeras señales de debilidad

Las manifestaciones solo amenazan al Ejecutivo, no al régimen, y una matanza podría cambiar eso en un instante