Irán responde al sabotaje de Natanz con un enriquecimiento de uranio del 60 %

M. Villén TEHERÁN / EFE

INTERNACIONAL

Los ministros de Exteriores de Rusia e Irán, Serguéi Lavrov y Mohamad Yavad Zarif
Los ministros de Exteriores de Rusia e Irán, Serguéi Lavrov y Mohamad Yavad Zarif IRANIAN FOREIGN AFFAIRS MINISTRY | Efe

La explosión en la centra amenaza con hacer fracasar las negociaciones sobre el acuerdo nuclear

13 abr 2021 . Actualizado a las 19:43 h.

Irán anunció este martes que va a comenzar a enriquecer uranio a una pureza del 60 % en respuesta al sabotaje a su planta de Natanz, del que culpa a Israel, lo que complica las ya de por sí tensas negociaciones nucleares en curso.

El principal negociador iraní y viceministro de Exteriores, Abás Araqchí, informó de que su país ha comunicado esta medida en una carta al Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA), encargado de supervisar el cumplimiento del acuerdo nuclear del 2015.

Desde Viena, donde participará mañana en las citadas negociaciones, Araqchí reveló a los medios estatales iraníes que van a instalar en la planta de enriquecimiento de uranio de Natanz «otras 1.000 centrifugadoras con un 50 % más de capacidad».

Según el pacto del 2015, conocido como JCPOA por sus siglas en inglés, Irán tiene prohibido enriquecer uranio a más del 3,67 %, aunque ese límite ya fue superado hasta alcanzar el 20 % en enero pasado, y tampoco puede usar centrifugadoras avanzadas.

El líder supremo de Irán, Alí Jamenei, dijo en febrero que existía «la posibilidad de incrementar el enriquecimiento hasta un 60 % de acuerdo con las necesidades del país», aunque esa pureza no se justifica salvo para fines militares y se aproxima al 90 % necesario para producir una bomba atómica.

Reforzar la posición de Irán

La explosión registrada el domingo en Natanz, que causó un corte de electricidad y dañó un número indeterminado de centrifugadoras, ha irrumpido en las negociaciones, en las que participa de forma indirecta Estados Unidos, que abandonó el JCPOA en el 2018.

Aunque sigue investigando, Irán ha responsabilizado del sabotaje a su enemigo Israel. Este país, un firme detractor del acuerdo nuclear, no ha negado ni confirmado su autoría, mientras que EE.UU. ha asegurado que «no estuvo implicado de ninguna manera».

«Los estadounidenses deben saber que ni las sanciones ni los actos de sabotaje son buenas herramientas para negociar y que estas acciones solo harán la situación más difícil para ellos», subrayó el ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif.