21 may 2022 . Actualizado a las 17:19 h.

La cuenta de Twitter Yo fui a EGB rescata un anuncio del pirulo tropical digno de ser escrutado. Se estrenó en la televisión de finales de los ochenta y lo protagoniza un chaval que succiona el helado sin mucho margen para la equivocación.

En los segundos que dura el spot, el crío le planta un beso en la boca a una niña y recibe una lúbrica propuesta de una adulta («¿me dejarías chupar a mi también?»), a la que el pirulo tropical reacciona con un perturbador meneo. Revisado desde hoy, el comercial del famoso helado propulsa las cejas hasta la lámpara.

En cuarenta años nuestro código de la corrección ha cambiado tanto que a diario revisas viejos contenidos que hoy provocarían un tren infinito de ciclogénesis sociales explosivas.